7 soldados violaron niña indígena Embera

 No es la primera vez que la fuerza pública en especial el ejército de Colombia queda en evidencia reflejando hechos de absoluta barbarie perpetrados desde su posición de poder y mando.

En días pasados un video circuló por las redes despertando la indignación, un joven soldado lanza desde una altura de casi 3 metros a una perrita a casi 12 metros de distancia, el animalito tuvo una muerte contundente que quedo registrada en el cruel metraje, que fue publicado y difundido masivamente.

Incluso el ministro de defensa reaccionó a este hecho diciendo que se judicializarían los implicados y condenando el maltrato animal.

Hoy con gran sinsabor y mucha indignación se descubre la desgarradora noticia de una niña indígena que fue abusada sexualmente por 7 soldados de forma simultánea, los hechos perpetrados por soldados del batallón san Mateo contra la joven del resguardo indígena Embera Chami en el municipio de Pueblo Rico, Risaralda.

El hecho fue confirmado por el comando de la octava brigada mediante un comunicado de prensa a la opinión pública, y ha sido repudiado por la sociedad en general que repudia estos hechos.

La autoridad tradicional indígena de Pueblo Rico Risaralda también confirmo el hecho haciendo la denuncia pública, enviando un comunicado a la gobernación para que se tomen medidas pertinentes.

Según han detallado algunos los hechos se perpetraron con total descaro y algunos testigos de la comunidad que no pudieron evitarlo, la niña fue trasladada a un centro médico ya que, por la gravedad y violencia de los abusos, no podía ponerse en pie.

La indignación en redes ha despertado tendencias que acusan al ejercito de violador y asesino, donde se afirma que no se trata únicamente de algunas “manzanas podridas” ya que existe un patrón de conducta repetitiva y punible que no se puede ver de forma aislada, sin duda el ejercito y la fuerza publica requieren una reforma, empezando por los principios que dicen defender.

– Noticia en desarrollo-

Comentarios