El Camaleón Álvaro Uribe Vélez y su entorno cercano

Por: Ignacio Alvarez Lozano (@funurbiano)

En alguno de mis escritos pasados sobre el entorno de Álvaro Uribe Vélez, alcancé a decir que dos de las personas que habían tenido relación con EL y valían la pena para no haberlas dejado ir eran Lina Moreno, la madre de sus hijos y José Roberto Arango su inicial socio de negocios en la juventud y un poco después.

Lo que yo no escribí y soy absolutamente sincero cuando digo que, ni imaginé en ese momento, es que Lina Moreno, a quien consideraba una buena pensadora, gran lectora, reflexiva , aterrizada en sus conceptos y sobre todo PRUDENTE en sus opiniones públicas, fuera a tirar por la borda esa posición e imagen que mantuvo tanto tiempo y que se le admiró, siendo la esposa del político que fue presidente, ahora que ya estaba distanciada físicamente de él.

Y digo tirar por la borda, porque es bien conocido que Lina, era hasta hace un par de años, el polo a tierra del matarife, cuando este se exageraba demasiado en sus expresiones verbales o en sus reacciones físicas. “Como obispo, Uribe, como obispo” solía decirle cuando le cogía la mano por debajo de la mesa de la tarima o en cualquier lugar que presidiera un acto público y el salgareño quisiera “salirse de la ropa”, lo mas normal en “ÉL”. Tuvo mucho trabajo entonces Lina en este sentido y lo hizo en extremo bien, hasta que el otro dejó.

Sin embargo a raíz del incumplimiento del acuerdo de no seguir en política activa, que lo hizo quebrantar el susurro maquiavélico de José Obdulio a su fabricado superhombre e ídolo y además a estar sufriendo permanentemente los avatares continuos de la camorra, que en todo momento seguía buscando y era lo contrario de lo que se había acordado como pareja familiar, Álvaro y Lina estaban distanciados físicamente inclusive. Por este motivo, no es raro que en el momento de la detención de Álvaro, este se encontraba en “EL Uberrimo” y ella en su otro lugar de residencia en Antioquia.

Nunca concebí a Lina Moreno, egresada sobresaliente de Filosofía y Letras de una importante universidad antioqueña, esgrimiendo su cartón profesional para citar a tres autores importantes, en una carta de defensa a su antiguo compañero de camino conyugal. Y menos la concebí escribiendo una carta donde intentara atacar a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, sugiriendo que la medida cautelar dictada por ellos, era resultado de una presión de los enemigos de Alvaro y tenía sesgo ideológico. No se compagina citar a tres autores importantes para defender la conducta desviada y altanera de “un gamín de barrio” como lo definiera algún pensador importante. No se compagina estudiar en una universidad de prestigio y ser sobresaliente para venir a ventilar una carta defendiendo a un ser chabacano como ha sido el salgareño.

Y es que Lina se había alejado de Alvaro, no solo por el acuerdo que tenían al terminar su segundo mandato en presidencia de no seguir en política activa, sino también por reacciones poco normales de un ser humano civilizado, como fue el perseguir a su hijo por un potrero aledaño, como persiguiendo un novillo para castigarlo, al conocer sus tendencias sexuales no aceptadas. Es que a “ÉL” lo “educó” Alberto Uribe “el gitano” en la ley del mero macho y un hijo suyo no podía salir así, desviado “de lo normal”.

Por todo esto aclaro mi concepto de alguna entrega anterior, Álvaro no debió alejar a Lina de su lado, pero no para que redactara (o leyera simplemente), una carta de defensa a un ser que se ha distinguido por ser perseguidor de quien no piense igual…sino para que le ayudara a ser mejor hombre público y mejor ser humano. Ella sabe perfectamente que es así. La mujer de un ser malo, no puede vivir muchos años a su lado y no darse cuenta de que es MUY MALO y adicionalmente querer borrarle esa maldad con citas filosóficas de una carta pública de emergencia. Para eso no estudia uno en una universidad y se gradúa.

Además Lina sabe perfectamente que muchas de las amistades CERCANAS a Álvaro dejaron una estela de dudas sobre su virilidad y sin embargo a alguno de ellos, como su exministro de Transporte , lo colocó el salgareño como tutor de “los angelitos” Tomás y Jerónimo. Entonces se aplica aquello de que :”no sea así mijito, no sea desviado” pero le doy este tutor con mañas de desvío sexual…Y Lina lo sabía…Lina ha sabido todo.

Uribe se debe defender en los estrados judiciales, si es que puede, pero no utilizar a su familia y especialmente a su mujer para colocarlas de parapeto sentimental defensivo. Y Lina no debe dejarse usar como mueble viejo para tapar espacios.

Aquí y para cerrar esta entrega, hay que recordar como eran las mujeres de la familia Corleone en “El Padrino”…

La primera entrega puede encontrarla aquí: «El Camaleón Uribe Vélez»

La segunda entrega puede encontrarla aquí: «El Camaleón Uribe, 2da parte»

La tercera entrega puede encontrarla aquí: El Camaleón Uribe: Mitos y Realidades

La cuarta entrega puede encontrarla aquí: El Camaleón Uribe y su camino a la presidencia

La quinta entrega puede encontrarla aquí: El Camaleón Uribe Vélez y su entorno cercano. Quinta entrega

La sexta entrega puede encontrarla aquí: El Camaleón Uribe Vélez. Sexta Entrega: «El arquitecto del Matarife»

Sobre el autor:

Ignacio Álvarez, Caminante por América. Ex directivo universitario. Líder de «Fundación Nueva Urbe» por una nueva ciudadanía. Twitter:@funurbiano
correo-e: ialvarezlozano@yahoo.es

Comentarios

Epicuro de Samos
Acerca de Epicuro de Samos
Un joven del común, preocupado por la situación económica, política y social de nuestro país. Activista político en redes, por el despertar de la conciencia colectiva de la sociedad colombiana. “Que nadie, mientras sea joven, se muestre remiso en filosofar, ni, al llegar a viejo, de filosofar se canse. Porque, para alcanzar la salud del alma, nunca se es demasiado viejo ni demasiado joven.” –Epicuro