Secretario de gobierno de Santa Marta, Adolfo Bula emprende persecución contra comerciantes informales

Resulta gravísimo que en medio de la pandemia del Covid-19, en el Distrito de Santa Marta en Magdalena, donde el 88.6 % de sus habitantes se dedican a actividades económicas informales de acuerdo con la Encuesta Integrada de Hogares del DANE, el Secretario de Gobierno de la Alcaldía, Adolfo Bula Ramirez decida hacer una sucia campaña de persecución en su contra apoyándose en la Unidad Defensora del Espacio Público, entidad recientemente creada y configurada por los gobiernos de Fuerza Ciudadana. Mucho peor es que estas acciones no sean contingentes (algo así como producto de un estrés gubernamental por la imposibilidad de solucionar esta problemática de larga data), sino que se sumen a un amplio accionar violento de parte del señor Bula Ramirez contra distintos sectores de la sociedad civil samaria.

https://www.google.com/amp/s/www.eltiempo.com/amp/colombia/otras-ciudades/desalojo-de-vendedores-en-centro-de-santa-marta-541355

Para dar cuenta de estos hechos, comenzaría por recordarle a la ciudadanía y especialmente a la militancia de F.C., el bochornoso hecho protagonizado por el señor Bula el 2 de octubre del año pasado, en el que sin mayores razones, junto a su cuerpo de seguridad y en presencia de funcionarios de la UDEP y Policía Nacional, hostigaron con tiros al aire a vendedores informales, artistas callejeros y líderes políticos que protestaban pacíficamente en el parque Santander contra el autoritarismo coercitivo que caracteriza los operativos de la secretaría a su mando. También, el vulgar desprecio con que trata verbalmente a los “pobres”, tal como se evidenció en el operativo liderado por este funcionario en las playas de Puerto Gaira; a su vez, debería mencionarse su actitud xenófoba contra los venezolanos en la ciudad o su aversión a la diversidad de género como manifestó en el Carnaval Diverso el año 2019. A todo lo anterior podrían agregarse varios agravios más, los cuales, en su conjunto justifican la demanda ciudadana al gobierno de Virna Johnson: “¡No más Bula!”.

Santa Marta, ni un paso atrás el reconocimiento de derechos LGBTI

Sin dudas, constituye una gran contradicción en las incipientes lógicas progresistas que impulsa Fuerza Ciudadana en Santa Marta, colocar al mando de la Secretaria de Gobierno, la segunda más importante del Distrito, a una persona que niega de facto los principios de diversidad y moralidad, así como su deber intrínseco de servir a los intereses generales (tal como lo estipula el artículo 209 de la Constitución Política Colombiana).

Es justo por todo ello que quisiera recordarle al Secretario Bula como servidor público que es, su compromiso por la pacificación del país, contraído en 1996 al firmar junto a los mandos de la Corriente de Renovación Socialista la paz con el gobierno liberal de César Gaviria. ¿O será que su trabajo cercano con el uribismo eclipsó su razón política?

https://www.google.com/amp/s/www.semana.com/amp/exguerrilleros-que-trabajaron-para-alvaro-uribe/477352

A la militancia de FC, decirles que los gobiernos progresistas parten de un principio material específico: «La producción, mantenimiento y aumento de la vida inmediata de los ciudadanos de la comunidad política» y a partir de allí inquirirles: ¿Al atacar el señor Bula a estos sectores vulnerables cumple con la anterior pretensión ético-política? O contrario a ello ¿Estaría Bula, sirviéndose de la UDEP, marginando a los excluidos del sistema laboral formal -incluidos inmigrantes- a zonas de baja productividad y, por tanto, condenándolos a la miseria socioeconómica?, me aventuro a decir que, por lo visto, un grueso de la población es de esa misma opinión.

Por lo dicho, creo que hay razones políticas de peso que la población de Santa Marta exija la renuncia de Adolfo Bula Ramírez. Esperamos que esta demanda ciudadana sea atendida por la alcaldesa Virna Johnson y por el equipo disciplinario de Fuerza Ciudadana, pues es claro que de continuar este señor en su cargo serán más desventajas que las ventajas que pueda traer al gobierno distrital vigente. La ciudadanía votó por un gobierno más humano, propenso a entender más que reprender las dinámicas de informalidad laboral que pululan en el Distrito. Es por ello por lo que digo, junto a los sectores agraviados y sin titubear: ¡No más Bula en nuestra ciudad!

Comentarios