La impunidad del uribismo: Andrés Felipe Arias.

Agro ingreso seguro se crea como respuesta a las necesidades y exigencias del campo al buscar la forma de subsidiar al campesino para enfrentarse al mercado internacional, en un escenario de apertura económica y diversos tratados de libre comercio. Nace con un presupuesto de 250 millones de dólares, la idea era empezar a manejar préstamos a bajas tasas de interés.


El programa fue diseñado por el ministro de agricultura de la época Andrés Felipe Arias bajo la presidencia de Álvaro Uribe Vélez, mostrada esta propuesta ante la opinión pública como un acto de genialidad que iba a rescatar al campo, al punto de competir económicamente con Estados Unidos que maneja 50mil millones de dólares en subsidios o el caso de la Unión Europea que subsidia con más de 70mil millones; sin duda toda una demagogia alrededor de dichos beneficios.

No pasó mucho tiempo para que empezaran las diferentes inconsistencias como la concentración de créditos, como es el ejemplo en el departamento de Bolívar donde 1 solo crédito se llevó el 83% de los recursos de esta región dejando como resultado que en dicho programa a nivel nacional solo el 7% de los beneficiados se quedará con el 70% del todo presupuesto; sin duda una «política agrícola» que dejó por fuera el campesino minifundista que en últimas son esa fuerza productiva que sostiene al país. Personajes de la historia patria se beneficiaron con estos subsidios como fue la familia de la senadora del Centro Democrático María Fernanda Cabal y el famoso ubérrimo propiedad de la familia del expresidente Álvaro Uribe Vélez, siendo esta última una de las más beneficiadas con tres entregas de dinero: la primera en el 2008 por 903 millones de pesos, la segunda en el 2009 por 1404 millones y la tercera en el 2010 por 990 millones con un total de 3297 millones de pesos efectivamente entregados, así también como el novio, el suegro y el cuñado de la ex señorita Colombia Valerie Domínguez donde cada uno reclamo 400 millones de pesos, toda la farándula beneficiada con la puesta en marcha del decreto 732 del 2008 que autoriza la entrega de todos estos préstamos.

Son este tipo de políticas retardatarias, corruptas y denigrantes las que profundizan la desigualdad en el campo, precariza la vida del campesino al punto de desplazarlo a la ciudad a buscar suerte de cemento. Dada la presión social por algunos periodistas, mociones de censura por parte del Congreso de la República e infinidades de investigaciones dadas por el nivel de indignación generalizada. El 19 de julio del 2011 la Procuraduría encontró culpable a Andrés Felipe Arias destituyéndolo e inhabilitando por 16 años para ejercer cargos públicos, así mismo el 3 de julio de 2014 la Corte Suprema de Justicia lo declaró culpable por los delitos de celebración de contratos sin cumplimiento de requisitos legales y peculado a favor de terceros condenándolo a 17 años y 4 meses de prisión, todo por beneficiar algunos empresarios a costillas del campesinado humilde y trabajador.
Por eso es un acto de impunidad y humillación lo que sucedió el pasado 20 de enero del 2021, todo por medio de una convocatoria de la senadora del Centro Democrático Paola Holguín de invitar a Andrés Felipe Arias de presidiario a conferencista hablando de sus perspectivas en la política del campo después del desfalco en el que participó para beneficiar a unos cuantos sin importarle el campesinado colombiano. Es el colmo que esto siga sucediendo, por eso debemos prepararnos a las próximas elecciones al senado de la república y cámara de representantes para vencer el oscurantismo patrio apoyando candidatos que estén lejos del uribismo, ya que estos son sinónimo de impunidad, colectivo que con sus actos profundizan la desigualdad, miseria y pobreza en nuestro país.

Por: Diego Alejandro Arango Hernández

Comentarios