DE COMO OCULTAR PECADOS UTILIZANDO LA IMAGEN DE PETRO

Antier el consejo nacional electoral decidió formular cargos y abrir un proceso de investigación a Gustavo Petro por una supuesta financiación anómala a su campaña presidencial del año 2018 por parte de servidores públicos, claramente está en todo su derecho de investigar y buscar la obtención de respuestas de este hecho, pero eso sí, ¿por qué desde la CNE no se ha abierto una investigación a una situación mucho más seria y grave que es la posible compra de votos impulsada por un narcotraficante en diferentes regiones del país? Aquí es donde comenzamos a evidenciar como la figura de Gustavo Petro se convirtió en el blanco perfecto para justificar las vastas irregularidades del oficialismo colombiano a continuación un registro de una estrategia que, aunque ha sido ruin y poco ética es efectiva.

A medida que la imagen de Gustavo Petro se vuelve más fuerte, también los ataques hacia su persona, la idea de que él pueda ser presidente de la republica choca contra los intereses de la clase política tradicional que de justicia social sabe muy poco y claro está también atenta contra sus negocios particulares, muchos impulsados por su posición política utilizada más que todo para manipular: expedición de leyes, contratos públicos, incluso para involucrarse con grupos subversivos y narcotraficantes, todo en búsqueda de su propio beneficio, pero eso si ignoraban el hecho de que estaban dejando una cola muy larga para pisar, se sentían tan inmaculados que nunca llegaron a creer que alguien comenzaría a dejarlos en evidencia.

Esta misma clase política al verse tan expuesta con investigaciones contundentes y pruebas tan fuertes que incluso al día de hoy tiene a más de uno pagando condenas en prisión buscó la manera de contrarrestar esta situación, pero el problema que tenían es que efectivamente eran señalados con verdades y no había forma de desmentir, por lo tanto la salida más viable era atacar con mentiras, calumnias que buscaban descender a Gustavo Petro al nivel de ellos eso sin ninguna evidencia contundente, con la colaboración de medios de comunicación afines a las políticas del gobierno e instituciones donde los destinos son regidos por personas que llegaron a esos puestos apalancados por grandes cacicazgos políticos  del país con el fin de mantener ese statu quo que plácidamente duerme entre escándalos, corrupción y muerte.

Aunque la historia de cómo Gustavo Petro ha servido de excusa para ocultar la podredumbre de los gobiernos de los últimos 20 años del país y ha sido larga, se tomarán tres hechos puntuales para demostrar desde el año 2018 hasta ahora como han sido una clara manifestación que ha tenido como objetivo desviar la atención de la opinión pública con casos menos relevantes pero sobredimensionados por la prensa.

El primero de estos se remite a el año 2018 específicamente en el mes de Noviembre cuando unas grabaciones en poder de Noticias UNO vieron la luz pública, en esta aparecía el Fiscal general de la nación Néstor Humberto Martínez en ese entonces abogado de la empresa de Luis Carlos Sarmiento Angulo Corficolombiana sosteniendo una conversación con el auditor del proyecto Ruta del Sol Jorge Enrique Pizano, fallecido tiempos después y que había pedido que liberaran este material investigativo cuando el muriera,  cabe recordar que en dicho proyecto participaba la multinacional brasileña ODEBRECHT, Pizano le daba a conocer a Néstor Humberto Martínez varias irregularidades en cuanto a las cuentas del tramo de ruta del sol que venía auditando y las sospechas que tenia de que estas inconsistencias respondían posiblemente a sobornos a lo cual recibe una respuesta en manera de confirmación por parte de Néstor Humberto Martínez  su famoso “Esto es una coima marica ji ji ji” lo que provocó todo un escándalo mediático que lo llevo a ser citado a realizar descargos al congreso de la Republica donde lógicamente el principal pedido era la renuncia a su cargo, en esos ires y venires de esa sesión la senadora del centro democrático Paloma Valencia dio a conocer un video donde Gustavo Petro recibía veinte millones de pesos en bolsas plásticas, a pesar de que su audio era pobre, no había tampoco un contexto claro de la situación y tenía más de una década de antigüedad, inmediatamente los medios de comunicación y los  defensores de Néstor Humberto Martínez vieron la oportunidad perfecta para hacer todo un show mediático que comparado a la gravedad de lo que sucedía con el entonces fiscal general era una nimiedad, no interesaba que Petro hubiese ido a la corte suprema de justicia a pedir que lo investigarán y aclararán el caso, mucho menos que el estableciera las fuentes de dónde provenía dicho dinero, no interesaba en absoluto, lo que realmente importaba era que se olvidara que el fiscal general acérrimo defensor del Uribismo estaba involucrado en uno de los casos más delicados de sobornos y tráfico de influencias, no solo en el país sino en América latina que implicó el movimiento de miles de millones de pesos y la caída de poderosos políticos en el continente.

El segundo caso nos transporta a marzo del presente año donde nos encontramos con unos reveladores audios publicados por los periodistas Gonzalo Guillén, Julián Martínez, el abogado Miguel Ángel Del Río  y la nueva prensa con un contenido más que revelador, en el escuchábamos al extinto narcotraficante José Guillermo Hernández conocido como “Ñeñe” en una conversación muy fraterna con Claudia Daza “Caya” ex secretaria privada de Álvaro Uribe refiriéndose a Iván Duque como su “Hermano” hasta ahí y con todo lo referenciado lo podríamos incluso   considerar dentro del rango normal, lo verdaderamente estremecedor es cuando Daza y Hernández comienzan hablar de “dineros bajo de la mesa” en el departamento de la Guajira para obtener votos, esto claramente y en una justicia más seria y eficaz significaría un evidente delito no solo electoral sino también dentro del marco de la constitución, pero de nuevo aparecerían los medios de comunicación y una fiscalía esta vez comandada por Francisco Barbosa íntimo  amigo de Iván Duque en sus épocas universitarias en la Universidad Sergio Arboleda a darle un giro al caso y de nuevo sería Gustavo Petro el “Pararrayos” adecuado.

Así pues, el fiscal general Barbosa abría una pre-investigación a Petro Urrego por una mención en esos mismos audios del “Ñeñe” Hernández de un apoyo que recibía de un grupo de mineros, como siempre no se tomó en cuenta que la comentada mención del fallecido narcotraficante no duró más de quince segundos y que no mostraba algo más allá que simplemente una persona nombrando a otra, no tenía un terreno jurídico firme como para ameritar una investigación, pero era suficiente para que los canales de televisión, estaciones de radio y medios impresos pro gobierno hicieran comidilla y le dieran un extenso cubrimiento dejando atrás el hecho de que el mismísimo  presidente de Colombia estaba involucrado en una posible compra de votos por parte de un narco, un acto muchísimo peor y documentado.

el último caso con el cual se inició esta columna nos remite al día de ayer cuando el consejo nacional electoral abrió pliego de Cargos a Gustavo Petro por unos aportes indebidos de particulares que trabajaban en el sector público a su campaña presidencial una suma que no llegó a los quinientos mil pesos, se podría pensar entonces que hay una labor que se está cumpliendo y que el CNE es estricto en su reglamento, pero al observar el panorama en su total amplitud nos comenzamos a dar cuenta que del lado del presidente Duque salieron más audios comprometedores del “Ñeñe” Hernández y de estos se desprendían fragmentos donde se daba a entender una supuesta financiación a su campaña como candidato presidencial del empresario venezolano Oswaldo Cisneros por una suma de trescientos mil dólares, una cantidad escandalosamente mayor a la recibida por Gustavo Petro y que claramente incurre en un delito electoral, ya que ningún candidato puede recibir capital extranjero para su campaña.

Este doble rasero en estas investigaciones se vuelve más cuestionable cuando vemos que el presidente del consejo nacional electoral es Hernán Penagos Giraldo oriundo de Caldas que hizo carrera política apadrinado por Oscar Iván Zuluaga ex candidato presidencial del uribismo en 2014 como también ha sido cercano y ficha clave de los Lizcano familia muy cercana a la línea política que hoy gobierna.

Claro está que las instituciones deben investigar con el objetivo de preservar la legalidad dentro de sus bases estructurales, como de los medios de difusión el de transmitir los hechos, pero lo que se puede ver es totalmente diferente, mientras por un lado hablamos de sobornos, compra de votos, narcotraficantes y miles de millones de pesos donde además hay amplias pruebas y muy delicadas que involucran no solo al primer mandatario del país sino también a un amplio circulo muy cercano a el , por el otro tenemos simplemente conjeturas, videos sin contexto y señalamientos prejuiciosos, pero es increíble la insistencia en equiparar a los dos y la manera en que cada vez que sale un escándalo por parte del oficialismo  mágicamente Petro termina implicado en otro que aunque rebuscado y de mucha  menor magnitud causa mayor revuelo por la forma en que se transmite más que todo  en  desde el uribismo  y  un sector  del periodismo colombiano que funciona más como tribuna aprobatoria del gobierno actual.

¿Que tendrá Petro entonces para ser víctima de estos ataques, cuando su hoja de vida incluido su proceso de desmovilización del M-19 es mucho más transparente comparado por ejemplo con la de Álvaro Uribe?

Lo más triste de todo es que él se convirtió en caballito de batalla para hacer política no solo de la derecha cosa que uno esperaría sino también de los mismos sectores de la oposición haciendo referencia al centro y parte de la misma izquierda colombiana que les resulta más rentable políticamente hablando atacarlo a él para establecer un discurso acomodado e hipócrita que a veces se ve hasta más alineado con el uribismo y que resulta conveniente porque saben que atacar a Petro tendría menos consecuencias, tocarían menos fibras, en conclusión no pisarían los cayos de los gamonales de este país que en un futuro hasta podrían financiar sus campañas.

Lastimosamente Gustavo Petro tendrá que lidiar con eso, con la injusticia, con el cinismo, la hipocresía y hasta la traición, porque la política de este país no se basa en su sentido filosófico y moral, sino en la tergiversación donde la respuesta no es su significado sino quienes lo componen desde el aspecto del prejuicio.

Movimiento Naranja Eje Cafetero

WEBGRAFÍA

https://www.laopinion.com.co/politica/particular-sesion-en-que-senadores-se-alinearon-al-uribismo-156592#OP
https://lasillavacia.com/quienesquien/perfilquien/hernan-penagos-giraldo
https://www.semana.com/semana-tv/semana-noticias/articulo/consejo-nacional-electoral-abre-investigacion-a-gustavo-petro/688344
https://www.elespectador.com/noticias/judicial/senadora-paloma-valencia-revela-video-que-muestra-a-gustavo-petro-recibir-fajos-de-billetes/
https://www.eltiempo.com/unidad-investigativa/nenepolitica-nuevo-audio-del-nene-hernandez-hablando-de-apoyos-a-campana-de-duque-en-2018-513086
https://elpais.com/internacional/2018/11/19/colombia/1542607776_995507.html

Comentarios