Fajardo de Troya

Está absolutamente demostrado que Sergio Fajardo no es ningún político alternativo a los de siempre. Es de los de siempre. Lo demostró en 2018, cuando, en un acto ruin, prefirió irse a ver ballenas, estando el uribismo con un pie en el palacio de Nariño.

Revista Semana on Twitter: "#Confidenciales | @sergio_fajardo se va a ver  ballenas https://t.co/e2hiU4oytS… "

Él lo sabía. Es más, esa era su tarea: abrirle de par en par las puertas del poder presidencial a la mafia del narco-paramilitarismo en cabeza de Álvaro Uribe Vélez, el político al que, por allá en 1997, cuando fungía como el nefasto gobernador que fue, Sergio Fajardo le componía odas. Se las componía a él y al tenebroso Carlos Castaño, valga recordar.

Santiago Moure on Twitter: "“Uno de los pocos políticos que en la historia  reciente del país ha dignificado la actividad política es Álvaro Uribe”  Sergio Fajardo.… https://t.co/4EyB5YR4PD"
Laura Medina Ruiz on Twitter: "“Un primer calificativo de la gestión del  Gobernador Uribe es: Honesta” Así elogiaba @sergio_fajardo la gestión de  Uribe como Gobernador de Antioquia.… https://t.co/Z6J5biUwgY"
El furibista - Sergio Fajardo no solo le escribía odas a... | Facebook

Fajardo es el candidato perfecto de la oligarquía colombiana, como lo expresó el reputado catedrático Gilberto Tobón Sanín, al recordarle a su amplia audiencia los nexos de éste con el GEA, con Peñalosa, con José Obdulio Gaviria, con Uribe y con otros altos estamentos corruptos del país.

Sus nexos con peligrosos narco-paramilitares como Don Berna y la Oficina de Envigado quedaron plasmados en unas grabaciones e investigaciones, sobre las cuales ni la justicia avanza ni la prensa privada se pronuncia. «Tan raro», ¿cierto?

Igualmente ha pasado con el desastre de HidroItuango, donde, junto a otros mandatarios de ese departamento, carga con una gran responsabilidad:

Y siendo fiel a su naturaleza falsaria, Sergio Fajardo aseguró en 2018 que se retiraba de la escena política, que ya no sería más candidato presidencial:

Pero en 2019 anunció otra vez su candidatura:

Así de genuino es Fajardo, o Falsardo, como se le apoda en las redes sociales.

Defendió al indefendible Néstor Humberto Martínez, nombrado nuevo embajador en España por el uribismo. De Martínez nada bueno se puede decir. Ha sido quizá el peor fiscal de la historia del país. En estos últimos días se supo que participó en el complot contra Santrich y la JEP, para acabar con el proceso de paz y forzar a las Farc a retomar las armas. Necesitan de la guerra, pues es un negocio suculento y les sirve para eternizar la impunidad de Uribe y demás delincuentes de cuello blanco.

Imagen
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image-8.png

Ahora ya sabe cómo figurar en redes y en la tarima mediática nacional: calumniando a Petro, y haciendo creer que es rival de Uribe. Algo que los hechos mismos niegan. Y en contravía a la realidad, nivela a Uribe con Petro:

Se atreve, en su inconmensurable descaro, a nivelar a dos personas diametralmente opuestas. A quién podría caberle igualar al que está acusado con un sinnúmero de pruebas de ser el jefe del narco-paramilitarismo en Colombia con el que lo denunció y le envió a más de 50 congresistas a la cárcel. Al que está acusado de promover los falsos positivos con el que los evidenció en debates en el senado. Al que tiene a sus hijos señalados de enriquecerse con zonas francas, defraudes a la DIAN, y de tener relaciones con delincuentes, con el que a sus hijos, padres y hermanos tuvieron que exiliarse por las amenazas luego de destapar la parapolítica. Al que les ha quitado a los trabajadores las horas extras y les ha alargado el tiempo de jubilación, con el que dignificó a los trabajadores de la recolección de basuras o los médicos comunitarios o las profesoras de jardines infantiles, entre otros sectores laboristas. O al que promueve el fracking con el que propone transitar a otras energías amables con el planeta y la vida en general. No. Sencillamente no tienen comparación. Pero ese es la vileza de Sergio Fajardo, el caballo de Troya del uribismo y de los sectores corruptos del país, que no merece nunca llegar a la presidencia porque perpetuará el modelo depredador, privatizador, saqueador, violatorio de los Derechos Humanos, corrupto, y que imposibilita el progreso de las grandes mayorías de la sociedad colombiana, empobrecidas por esas mismas élites delincuenciales y parásitas que por más de dos siglos han estado acomodados en el poder.

La misión de Fajardo es vestirse de alternativo para dividir a los verdaderos alternativos, y así asegurar la continuidad del establecimiento genocida, desplazador y expoliador. Sabe que no será presidente, pero no le importa porque su objetivo no es ese. Y si lo logra, será Uribe quien lo dirija.

¡No más Uribe, no más Vargas Lleras, no más Santos, no más Fajardo! Es hora de un cambio profundo. Tenemos el deber y la obligación con las nuevas generaciones.

Comentarios

Epicuro de Samos
Acerca de Epicuro de Samos
Un joven del común, preocupado por la situación económica, política y social de nuestro país. Activista político en redes, por el despertar de la conciencia colectiva de la sociedad colombiana. “Que nadie, mientras sea joven, se muestre remiso en filosofar, ni, al llegar a viejo, de filosofar se canse. Porque, para alcanzar la salud del alma, nunca se es demasiado viejo ni demasiado joven.” –Epicuro