Pies en la tierra

Después del éxtasis que se desató por gran parte de los colombianos el día 4 de agosto, cuando la Corte Suprema pidió medida de aseguramiento contra Álvaro Uribe Vélez, haciendo historia, ya que se recalcó la división entre las ramas del poder, pese a toda la presión política por ciertos sectores y la presión del mismo presidente, Iván Duque.

Ordenan la prisión domiciliaria del expresidente colombiano Alvaro ...

Ciertos sectores de derecha salieron a defender a Uribe Vélez, oponiéndose a la petición de la corte, incluidos representantes del partido Centro Democrático, en señal de quitar la medida, y acá preguntamos ¿acaso la justicia debe ser política (entendido en la definición social)? Si nos basamos en los principios constitucionales de hace más de 200 años, pues no, no se puede, la misma revolución francesa lo dijo, no existe país constitucional donde no haya división de poderes; pese a que esto sea una de las bases y raíces de nuestra nación, el partido de gobierno desea y mueve por una constituyente donde se pierda ese valor, se pide una reforma a la corte, destruyéndolas y poniendo magistrados acordes a pensamientos políticos, y no méritos por objetividad y justicia, según vemos en el proyecto planeado por el Centro Democrático. Además, cabe recalcar que en donde se haga la constituyente la Suprema Corte desaparecería y se perdería la investigación en contra de Álvaro Uribe.

Lo bueno y lo malo de los 5 puntos clave de la reforma a la ...

Ahora Colombia pasa por una situación histórica, debido a que nunca se había visto algo así, la población está dividida, entre quienes apoyan la institucionalidad de la corte y quienes se apegan a regímenes políticos y desconocen la decisión de esta misma.

No obstante, Colombia tiene que poner los pies en la tierra en todos los sentidos, porque pese a que la Corte ha actuado en su independencia política, todavía existe mucha violencia y corrupción en la nación, y no es de sorprendernos que en días cercanos comience extorsiones, amenazas y atentados contra los magistrados, todo debido a que se contraponen a ciertos intereses poderosos en el país. El gobierno debe garantizar el bienestar a estos, tanto por la vida de ellos como la independencia colombiana, porque no podemos dejar que agentes externos interfieran en agendas judiciales, y así volviendo a una época donde el hacer justicia era un acto suicida. Pero lamentablemente, como ya expresó Iván Duque, no apoya la corte (tal como se interpreta en su discurso) y mantiene su creencia incondicional y perpetua a Uribe Vélez, así negando apoyo a una institución gubernamental (violación al artículo 188 y 201 de la Constitución).

Entendiendo esto, es posible que la presión violenta y corrupta de algunos sectores defensores de Uribe, genere caos e interferencia en los procesos judiciales de ahora en adelante, y pese a lo que pasó fue algo histórico, es muy posible que se le libere no por falta de pruebas, sino por corrupción en el proceso judicial, así mostrando una intervención ilegal, ilegítima y corrupta contra la justicia en Colombia.

Nuestro trabajo ahora como colombianos es defender la justicia, que no se vea afectada por sectores políticos, velar por una transparencia absoluta y que el dictamen final se haga acorde a la ley y justicia, sin importar el resultado.

MigueDuss

Comentarios