Como caído del páramo: Luciano Grisales acomoda su candidatura con el aval de la casa Jaramillo

Y aunque Roberto Jairo seguirá actuando sin piedad, porque ya hace días repartió alcaldías para sumarse a la confianza que pretende exponer Luciano. Ojalá esta sea un poco más grande que él.
Y aunque Roberto Jairo seguirá actuando sin piedad, porque ya hace días repartió alcaldías para sumarse a la confianza que pretende exponer Luciano. Ojalá esta sea un poco más grande que él.

Con un carisma tan frío como los páramos que dice proteger, el gélido Representante a la cámara por el partido liberal, Luciano Grisales, ha sabido sobreponerse al rencor del mandatario seccional  por su pasada pretensión de robarle el aval liberal para encumbrar la campaña de Jorge Ricardo Parra Sepúlveda al primer cargo del departamento, en las recientes elecciones.

Bien se dice en el argot popular, que en política no hay amigos y mucho menos enemigos, pero si hay aliados y sociedades…  que cocacola mata tinto y que la chapa se hace valer, pues el cocacolito cuál jugador de ajedrez, ha ido acomodando sus fichas a tal punto de ser a leguas el candidato del Gobernador del Quindío.

Dejando atrás la digna y cada vez más lejana pretensión de la señora de los catres finos, la ex defensora del pueblo, Piedad Correal Rubiano quien sustenta su posible incursión en los próximos comicios en el respaldo de Roberto Jairo Jaramillo.

Tal vez aplique en esta jugarreta  La política capitalina a la que nos tiene acostumbrados el mandatario seccional con la toma de acuerdos y decisiones  en la sede de Chapinero y el parque de la 93 donde se da particular preferencia de los liberales por los liberales y no las liberales.

Comentan desde la capital que Jaramillo recibió algo importante como para dejar a la ex -defensora mirando pal páramo.

Cabe recordar que Luciano, es un hombre que se aferra a su comodidad parlamentaria, superando difíciles situaciones como la bien conocida por todos , cuando se libró de perder la investidura por ser demandado ante el Consejo de Estado por presuntos delitos muy superiores a los que le costaron la destitución a los  exsenadores Luis Alfonso Hoyos (caldense del partido Conservador) y Carlos Enrique Soto (partido de la U y cacique en Risaralda).

La demanda en ese entonces fue  interpuesta por el abogado Juan Carlos Arango, quien encontró  serías anomalías que tendrían implicaciones  administrativas, fiscales, penales y disciplinarias  por permitir viajes al exterior de la asesora de su unidad legislativa, Liliana Patricia Valencia Franco, hermana de la ex alcaldesa de la capital del departamento, Luz Piedad Valencia Franco, sin ningún reporte de novedad a las instancias administrativas de la cámara de representantes como era su deber.

Ver Art: https://lacallerealarmenia.blogspot.com/2015/10/la-calle-realnuevo-escandalo-en-el.html

También parece que quiere sobreponerse al pecado público de sus malas amistades, como la de habernos traído al falsificador Julián Bedoya a llevarse los votos del Quindío para su Senado.

Es así cómo ya se le ve recorriendo los municipios del Quindío, veredas, valles y montañas del Quindío, al parecer haciendo flagrante proselitismo, como lo evidencia en una ligereza el mismo mandatario en una de sus recientes salidas en sus propias redes sociales. Ver Red Social.

https://www.instagram.com/robertojairo.jaramillo/?hl=es-la

No acogió a Orozco porque la U no se escribe con rojo, No acogió a castaño porque el tinto no se come con oblea y poco sabe de respeto por los compromisos.

Y aunque Roberto Jairo seguirá actuando sin piedad, porque ya hace días repartió alcaldías para sumarse a la confianza que pretende exponer Luciano. Ojalá esta sea un poco más grande que él.

Comentarios