Gilberto Tobón: «Sergio Fajardo es el candidato perfecto de la oligarquía»

Esa fue la contundente frase que el reconocido politólogo y catedrático Gilberto Tobón Sanín lanzó en el programa «Nos Cogió la Noche» del canal Cosmovisión, donde es asiduo invitado.  Tobón dijo también que “son ingenuos quienes creen que Fajardo es una alternativa a la politiquería“, que es manipulador, un fraude, y que como gobernante es desastroso. Nombra al Grupo Empresarial Antiqueño (GEA) como uno de sus grandes socios y patrocinadores.

El profesor aseguró que siendo alcalde, pactó con el jefe paramilitar alias Don Berna, la seguridad en Medellín, en lo que se conoce como la “Donbernabilidad“.  De hecho, funcionarios del Aeropuerto Olaya Herrera de Medellín,  aseguraron que cuando Fajardo fue alcalde, los asesinatos que ocurrían en esa ciudad se tenían que ocultar porque “afectaban su imagen”. Así se consignó en una investigación por el asesinato de una potencial testigo contra Álvaro Uribe Vélez en un proceso por el posible saboteo a un helicóptero donde iba Pedro Juan Moreno, quién se había vuelto su detractor y denunciante.

En ese mismo sentido, el periodista Julián Martínez, autor del best seller «Chuzadas, ocho años de espionaje y barbarie», realizó una detallada investigación donde quedan en evidencia las estrechas relaciones de Fajardo, no solo con Don Berna, sino con organizaciones criminales como La Oficina de Envigado y otras bandas del narco-paramilitarismo que dominaban (dominan) esa ciudad.  Martínez también expone los vínculos de Fajardo con los miembros más destacados del uribismo.

En los últimos días se han revelado los hilos que estaría moviendo el uribismo y Sergio Fajardo, a través de sus fichas políticas, para promover la revocatoria de Daniel Quintero, actual mandatario de la capital antioqueña.

No para allí:

Fajardo también está investigado por la Contraloría General de la Nación por su presunta responsabilidad en el desastre de Hidroituango.  Para la entidad, las fallas de Hidroituango son el resultado de una cadena de errores, desde el diseño hasta su ejecución, con tres graves consecuencias: El incumplimiento del objetivo principal del proyecto, que es generar energía, lo que generó un lucro cesante de $1,1 billones; el desmesurado aumento de los costos del proyecto, que terminó costando cerca de $13 billones con un daño fiscal de $2,9 billones; y la grave contingencia de 2018, que amenazó con causar una calamidad pública:

Fajardo, quien se adjudica ser uno de los líderes de la coalición anticorrupción, está envuelto en las investigaciones por los sobrecostos en la construcción de estaciones de Policía en diferentes municipios de Antioquia:

Este departamento quedó con un déficit económico de mil millones de pesos. Su discurso sobre la transparencia se configura retórico. Dejó a Antioquia con un déficit de 130 mil millones de pesos.

Aunque el portal La Silla Vacía, de línea editorial favorable a Fajardo, trató en 2018 de minimizar las irregularidades presentadas en la Biblioteca España de Medellín, lo cierto es que hace pocos días se reveló que la reparación del edificio cuesta más que el costo inicial de la obra, desarrollada en la administración de Fajardo como primer cabildante de la ciudad.

Fajardo también está involucrado en la compra irregular de acciones de Orbitel, a un precio mucho mayor del que se debía. El negocio realizado por EPM y aprobado por Fajardo, tuvo sobrecostos por 51,9 millones de dólares, lo cual implica un serio menoscabo patrimonial para el departamento:

Sobra recordar la postura indolente que Fajardo adoptó en 2018, cuando dio preferencia a ir a «ver ballenas» que a tomar partido entre un proyecto democrático de país como el propuesto por Petro, y otro que se preveía —con amplio sustento fáctico— como un seguro desastre humanitario.  El tiempo, como el implacable juez que es, lamentablemente lo ha confirmado. Un líder político debe tomar posiciones en un momento crucial, como sucedía en 2018.

A los pocos días de esas elecciones se supo que Fajardo se reunió con el presidente electo, Iván Duque.  Después le aseguró a los medios de comunicación que ya no sería candidato presidencial en 2022.  Al final decidió que sí, siendo fiel a su estilo indefinido. Añadió que no hará ningún tipo de alianza con Petro.

Claro está que el papel de Sergio Fajardo Valderrama es repetir el esquema trazado en 2018: Un papel divisivo que tiene por tarea abrirle paso al continuismo de un Establecimiento que hiede a corrupción, muerte e injusticia social.

Sin duda, y parafraseando al maestro Tobón Sanín, Fajardo es el hombre perfecto para el establecimiento.

Comentarios

Movimiento Naranja
Acerca de Movimiento Naranja
Movimiento alternativo que realiza sátira, activismo político y activismo social a través de las redes sociales, dando a conocer el acontecer diario nacional a través del humor. También realiza labor social presencial en las comunidades más vulnerables del país.

1 Trackback / Pingback

  1. | ContraCara

Los comentarios están cerrados.