La política te destruye

«Un gran poder conlleva una gran responsabilidad»

Quizás esta frase de cajón suene sosa pero detrás esconde una fuerte carga política, debido a que esta, la política, se trata del poder, más que de la capacidad económica que también trae consigo poder la política se cimienta en la popularidad y aceptación social como líder, independientemente de que sea “bueno o malo”

Grandes líderes de distintas ideologías logran su aceptación por que saben perfectamente cómo manejar los sentimientos de las masas y si tienen una ayuda económica que permita crear una avasalladora campaña de marketing político tanto mejor.

Pero ese poder te pone a prueba, ya que no siempre lo popular o más aceptado socialmente es lo más ético, la ética entendida como esa reflexión de la moral universal que nos dice que respetar la vida es sagrado, aun así ¿Quién le quiere respetar la vida a un violador? Por eso estos temas agitan tanto las masas aun cuando la sociedad no deba volver al pasado donde se ajusticiaban en plazas públicas a los delincuentes con el beneplácito de todos.

El poder que trae consigo la favorabilidad y el crecimiento del capital político te consume de a poco, primero poniendo a prueba tu ambición, ya que detrás de un gran poder político no siempre hay un gran poder económico, sin embargo, el uno se usa para lograr el otro, a costa de obrar de manera errática contra los principios que dictan lo contrario, más si esto lo legitima la sociedad, que espera que el político se enriquezca en poco tiempo, por lo tanto la ambición que desencadena el poder político te destruye desde dentro. Asesinando tus principios, corrompiendo tus actos y dejándote a merced de los placeres, de lo fácil.

Si no es así, y si superas la prueba de lograr ser un político ético e incorruptible tus antagonistas te devoran, ser incorruptible en un sistema político corrompido rompe enlaces que se mantienen unidos justamente por la corrupción, de ahí que el sistema todo trabaje en una fatal armonía para acabar con quien desbarajusta el andamiaje.

Primero indagan en tu vida de cabo a rabo, tu familia tus cercanos, lo que vistes o calzas todo puede ser objeto de ataque, contradicción o critica. Si estas limpio entonces te ensucian con montajes judiciales, con amenazas y amedrentamiento, te persiguen, te desestabilizan y acosan, te vuelven objetivo militar, destrozando tu honra, tu buen nombre y tu familia.

La política temeraria se engulle tu capital político usado el poder económico y el alcance mediático para resaltar cada error por simple que parezca y hacerlo ver como un hecho sin precedentes que te incapacita, te debilita y atormenta, hasta conseguir sacarte del camino.

Dos caminos los cuales llevan a que gran parte de la sociedad le tema o desagrade la política, pero se deben entender y recorrer si buscamos cambiar lo que tanto nos aqueja, derivado de un sistema que lo propicia, teniendo relación con los políticos pero que no deja de ser inherente a la sociedad.

Comentarios