Oposición acusa al ex fiscal Néstor Humberto Martínez de entrampar miembros de las FARC para atacar el acuerdo de paz.

 La fiscalía se creó como un ente investigador y acusador para garantizar la aplicación de la justicia, en el ámbito de la cooperación internacional la justicia colombiana, si es que así se le puede llamar así, contribuye con estados unidos para judicializar delincuentes en ambos países.

Sin embargo, esta institución ha logrado ser cooptada por la mafia para hacer justamente lo opuesto a lo que el deber ser dicta, donde ya se hace común ver que terminan absolviéndose criminales, dilatándose procesos y judicializando o actuando con un doble racero frente a opositores del gobierno.

Lo que no se esperaba y que ya trasgrede cualquier limite posible de la justicia es que ese mismo ente en un actuar criminal sembrara pruebas falsas para entrampar opositores políticos, como lo demostraron en el debate en la comisión primera senadores de la oposición.

El acuerdo de paz firmado en 2016 tenía detractores fuertes, que hacían oposición al mismo, desde incluso antes de llegar a consolidarse un contrato social final, se presume que con una jurisdicción especial se pretende que no se repitan las causas de la guerra, para ello es imprescindible encontrar la verdad sobre el conflicto cuya tarea recae en las instituciones y su mancomunada labor, que en su asomo a dicha verdad, cada vez deja peor y más mal parado al gobierno como un actor que infunde la guerra.

Sus prácticas para combatir las guerrillas comunistas alzadas en armas lograron que se convirtieran en algo peor de lo que atacaban y todo en confabulación con agencias internacionales del calibre de la DEA, la oposición en cabeza de Gustavo Petro a través de un debate revelaron el entrampamiento que presuntamente se fraguo desde la fiscalía de Néstor Humberto y con complicidad de la institución que manejaba en su entonces, algunas instituciones internacionales y el señor Marlon Marín, sobrino del firmante de paz Iván Márquez.

Es claro en el país que lo que rodea al ex fiscal Martínez tiene una gravedad importante, desde el escandalo con la familia Pizano, donde padre e hijo resultaron envenenados con cianuro, hasta indagaciones arbitrarias, persecución a la jurisdicción especial de paz, denuncias de presuntuosas propiedades en España entre otras cosas.

El arbitrario encarcelamiento de Santrich para su extradición pese a tener un compromiso con los firmantes, resultó en su reinserción y regreso a las armas, según denuncia el senador Petro este plan se había urdido para apresar al mismo Iván Márquez con la complicidad de su sobrino, debido a las premuras con las que vive. Según se evidencia en las pruebas audiovisuales aportadas por el senador al señor Marín se le daban instrucciones por parte de funcionarios de la DEA para responder ante la fiscalía y documentar los audios que exhibe el señor ex fiscal.

El video que presentó La fiscalía como gran prueba ante la JEP y las cortes americanas para abrir procesos de extradición contra Jesús Santrich, tenían alteraciones y ediciones incluyendo falsificación y montajes de audio, evidentes.

La defensa espurria del fiscal, se queda pequeña ante las contundentes declaraciones y pruebas presentadas por los citantes entre otras niega la responsabilidad de la entrega del video, ya que había presentado su renuncia, presumiblemente con premeditación justo un dia antes y atacar otras instituciones y funcionarios.

Frente a este hecho la desacreditación de esta institución, fortin máximo de la impunidad hoy actuante con complicidad más que como ente de control de la rama ejecutiva, termina desalentando la legitimidad popular, ante hechos como los presentados queda un oscuro precedente para futuras negociaciones y acuerdos, logrando asi perpetuar una guerra que se trataba de superar. Quizás sea esto lo que más les conviene a quienes enarbolan discursos suntuosos de justicia y mano firme mientras controlan la justicia a su antojo.

Por su parte Jesús Santrich dio declaraciones desde sus haberes agradeciendo que se diera este debate que logra limpiar parte de su nombre manchado por las persecuciones del fiscal, sin embargo los senadores citantes aclararon que el debate es por la defensa de la paz, más que de su persona y que esperan regrese a la vida civil.

Comentarios