Petro paramilitar

La política colombiana esta convulsionada con las declaraciones del senador Álvaro Uribe Vélez y el centro democrático contra el también senador y líder de oposición Gustavo Petro Urrego.

Los dos más grandes líderes políticos en Colombia tienen diferencias sustanciales que los han llevado a fuertes debates y agarrones en las plenarias del senado y discusiones que rápidamente se vuelven mediáticas.

Las respuestas argumentadas y calmadas del senador Petro frente a las arremetidas ponzoñosas y punzantes del senador Uribe llegando incluso a acusarlo de ser sicario, asesino, terrorista etc.

Esta pelea viene cazada desde el 2003 o mucho antes cuando el senador Gustavo Petro en plenaria dejo en evidencia la parapolítica de la cual hacia parte fundamental el presidente de ese entonces Álvaro Uribe.

Desde esta época el senador ha sido perseguido y atacado por el uribismo en firme, al punto de una revisión exhaustiva en cada acto y paso que da Petro para señalarlo mediáticamente, ya sea por usar zapatos de marca, comprar libros, hacer viajes a Disney o tener una casa medianamente cómoda.

El senador tampoco se queda atrás, sus denuncias frente a este gobierno y los vínculos con el narcotráfico y el paramilitarismo son cada vez más firmes, tomando en cuenta que desde las revelaciones hechas por periodistas independientes las cuales le dan la razón, se evidencian aún más estos vínculos.

Producto de ello en recientes revelaciones que involucraron a la vicepresidenta Martha lucia Ramírez, Petro solicito su renuncia, lo que lo hizo objetivo de fuertes ataques en redes por parte de la defensa del uribismo, que incluso lo relacionaron con el narcotraficante pablo escobar, debido a la financiación que presuntamente este hizo al M19 para perpetrar el ataque al palacio de justicia en 1985, la respuesta de Petro vino pronto señalando los vínculos del padre de Uribe con pablo y la relación familiar de este con el senador quien fue asesor presidencia José Obdulio, en respuesta el líder del centro democrático llamo a Gustavo Petro “cobarde, difamador, enredador de la ciudadanía”, la respuesta de Petro no se hizo esperar y en una columna señalo cada hecho que relaciona a pablo escobar con Uribe, las tenciones quedaron en el ambiente, estas declaraciones  ofendieron al partido que en defensa emitieron un comunicado, negando todos estos vínculos en un hecho que se mediatizo tan rápido como pudo, al punto que esta discusión paso a la plenaria del senado,  el expresidente Uribe declaro desde un comunicado leído en plenaria que Petro sostuvo 3 encuentros con Carlos castaño, además de recibir un importante aporte económico por parte de pablo escobar, insinuando así que Petro fue paramilitar.

la respuesta del senador también en plenaria, fue calmada y magistral en resumen le dijo a Uribe que producto del desespero estaba desvariando, que él no era como Uribe ya que no es paramilitar.

Sin dudas estamos evidenciando un declive estruendoso del uribismo y la revelación a cuentagotas de una verdad que a toda costa buscan mantener oculta, arropada con las columnas de diferentes periodistas de medios y las noticias evidentemente parcializadas que callan de un lado y gritan de otro.

A el senador Petro lo pueden acusar de cuantas calumnias quieran producto del mas vago reflejo de sus actuaciones, pero llamarlo o asociarlo a los paramilitares que el mismo denuncio en su momento es una aseveración estúpida y desesperada, un ataque que solo le termina dando más la razón a Petro.

Cosas peores vendrán, este 2020 ha sido un año bastante convulsionado donde hemos visto cosas increíbles, ya sea por los avances tecnológicos que permiten comunicación en tiempo real y una fuente infinita de información o por que

Comentarios