Cadena de reacciones

Luego del acertado estreno de la serie MATARIFE y una vez logro millones de vistas en apenas su tercer capítulo era lógico que hubieran reacciones, si bien la  serie no cuenta con las plataformas y medios masivos de radio y televisión sus creadores se las han apañado bien para que sea difundida masivamente, y aun que, el sector del uribismo, los más golpeados políticamente por la serie afirmaron que “no tendría trascendencia” la realidad es que la serie les está pasando una factura política bastante alta, tanto así que las reacciones no se hicieron esperar.

El primero fue sin duda el expresidente, quien, incluso antes del lanzamiento ya estaba buscando promover su serie propia, él, junto a su habitual “bodeguita” trataban de librar el pulso a la medida y exigencia de los hechos, quedándose cortos ante las revelaciones y la aceptación de la serie en el público.

Y como ya se les ha vuelto costumbre «lanzar la piedra y esconder la mano», mediante todo tipo de cuentas fanáticas y anónimas buscaron afirmar que, cual expresidente en el avión de Epstein, Daniel Mendoza el co-creador y protagonista de la serie era un pedófilo, mujeriego, machista, drogadicto y todo lo que su retorcida y falaz imaginación podía maquinar desde lo más profundo de sus deseos, aun así el ruido mediático se opaca con los hechos fácticos que han descubierto tendencias pedófilas en sus filas más cercanas con las que callan.

Luego de esta embestida la enfermiza periodista antónima Salud Hernández salió al paso haciendo uso de toda su fanfarronería para atacar, una vez más, la personalidad del creador, buscando tapar con el árbol el bosque, estrategia que no logro contrarrestar las revelaciones que cada viernes se abren en ese espacio de, no menos de siete minutos, en el que por este corto tiempo la sociedad le pierde el miedo al matarife y todo su clan del mal.

Para el tercer capítulo aparece en la serie la vicepresidenta, quien ya venía dando tumbos con cada revelación y nexo nuevo con la oficina del mal, desde alias Memo fantasma hasta la operación Orión ensombrecen la reputación de una mujer conservadora y cegada de poder, su reacción al revelarse sus vínculos con la mafia narco paramilitar que se paseaba libre por El Nogal no fue para menos, y como ya es habitual la persecución jurídica a esa serie, que “no es nada” no se hizo esperar. Anunciando una tercera, cuarta o centésima denuncia a quienes osan denunciar al poderoso, defendiendo esa buena honra que solo existe en su imaginación.

El plan de vicky

La reacción más sorpresiva pero también predecible viene de quien prometió hacer “periodismo independiente” aceptando que por años se cobijó con el cartel de los medios impulsado desde RCN, pero que ahora desde un medio como SEMANA, que de independiente poco, le lava la cara a quien toque, y como si de “amarrar los perros adelante” se tratara, VICKY DAVILA inicia su columna de domingo por la mañana, luego de una fallida entrevista al MATARIFE, advirtiendo que no es “ni petrista ni uribista” así, como si de un partido de futbol con tribuna a lado y lado, se tratara,  ella, que dice saber de política sintetiza está, lavándose las manos con un “yo vote por fajardo”, como si eso la alejara del uribismo, que desde lo profundo de la cloaca alababa su columna, una lavada de cara en eufemismos al MATARIFE.

Desde el titulo intenta sembrar en el lector aquella idea falaz que “al presidente eterno” se le persigue por cuestiones políticas y no porque detrás de él se cierne la más colosal mafia criminal, sus “errores” que se pueden contar en muertes humanas no son nada comparado con lo “bueno” que hizo, aun cuando, desde antes de ser presidente ya daba luz verde a la mafia para que inundaran el mundo de droga.

Se queda pequeña Vicky en su habitual intento de rescatar la desgastada imagen del expresidente, ya que ese discurso barato lo repiten a diario los uribistas más acérrimos, aun cuando ella se adjudique la etiqueta de imparcial y objetiva las cifras y datos hablan por sí solos, ponerse del lado del matarife es hacerse cómplice de sus delitos. Pero lo peor apenas comienza.

Como cereza en el pastel la señora Dávila cometió el torpe error de promover su columna como bala de oxígeno al uribismo a través de medios directos y poco convencionales que los usuarios de twitter no paran de denunciar, mediante mensajes de texto y correos directos su oda al uribismo era difundida masiva y directamente, dejando muchos interrogantes en aquellos usuarios que aun no queriendo leerla reciben en sus cuentas y números privados el chapuzón del matarife. Y es que por más que Vicky intente saltar de lado y lado de la ideología para aparentar objetividad, su ideología le queda muy difícil de disimular.

En este hilo y bajo la etiqueta #VickyDavilaResponda pueden ver las denuncias y sacar sus propias conclusiones. https://twitter.com/DonIzquierdo_/status/1270463206968963073?s=19

Comentarios