Colombia, un país con el rojo en la bandera cada vez más grande

Por: Angu Sants

Desde la época de la “independencia” vivimos en un país violento, en el cual no existía calle donde no se haya cometido un asesinato. Oprimidos por los españoles nuestros indígenas pasaban sus días siendo esclavos, si no cumplían sus órdenes eran torturados o asesinados, no se vivenciaba la libertad de expresión en nuestro territorio.


Pasamos a los años entre el 46 y 56, llamada la época de la Violencia, donde se vivía la guerra entre liberales y conservadores. Después de 126 años, de nuestra “indepencia”, seguíamos sin poder tener libertad de expresión, éramos asesinados por cuestionar o no estar de acuerdo con el gobierno. Uno de los hechos que desato más violencia fue el 9 de abril de 1948; el magnicidio de Jorge Eliecer Gaitán, ocasionando este hecho una ola de violencia en todo el país y la creación del M-19.


Llegaron los 90 y 2000, la época de los falsos positivos. Jóvenes, adultos y niños eran masacrados, el gobierno lo hacía pasar como guerrilleros, para recibir una recompensa monetaria de EEUU; cientos de familias vivían entre el miedo a ser alcanzados por la muerte, cientos de madres y padres pasaban noches enteras esperando noticias de sus hijos desaparecidos que habían salido en busca de una oportunidad de trabajo. Además de la sangre que corría por nuestras calles, se vivía la desigualdad social, miles de jóvenes y niños luchaban en contra de sus limitaciones para poder recibir educación y tener una esperanza de cumplir sus sueños de vida, pero a muchos se los arrebataban las balas.


Sin embargo, aun teniendo una reforma a la constitución de 1991, este panorama no se muestra diferente, en el presente año han ocurrido 53 masacres que ha dejado cerca de 200 personas con sus sueños arrebatados, muchos de estos jóvenes que luchaban por su educación. Podemos ver que en Colombia los derechos no existen, la lucha de tales derechos es una sentencia de muerte para aquellas personas que se atreven a ser voceros de vida, en lo que va del 2020 cerca de 100 líderes sociales han sido asesinados por querer tener una lucha por el pueblo, lucha en la cual nuestros derechos han sido vulnerados. Familias enteras luchan en contra del hambre, mientras aquellos que deberían dar igualdad de derechos en la salud, educación y trabajo se roban los recursos para la inversión de los mismos; dejando al pueblo sin esperanzas de tener una vida digna.


Colombia, un país con su historia pintada de rojo, sigue dejando víctimas, sigue siendo invadida por la desigualdad y corrupción. Pero sus habitantes siguen sin memoria, sin memoria de su pueblo hundido en el miedo y la sangre, mientras unos luchan por la expropiación de recursos del pueblo, otros luchan por tener una vida digna.
¿Hasta cuándo vamos a seguir viviendo esto?, es lo que nos preguntamos muchos ya cansados de nuestros supuestos líderes.

Comentarios