Detrás de las marchas están los ciudadanos libres.

Las ciudadanías libres nos cansamos de los asesinatos ordenados por un gobierno en el que sólo ronda la idea de la muerte

Por: Barbado y tatuado.

Ayer 9 de septiembre se presentaron manifestaciones en rechazo por el asesinato del abogado Javier Ordoñez cometido por la policía de Bogotá en el barrio Villa Luz en la localidad de Engativá; donde se produjeron disturbios, destrucción de varios CAIs, la destrucción de casas y el asesinato a tiros por parte de la policía de 10 manifestantes.

El día de hoy, 10 de septiembre, nos levantamos viendo los videos en redes sociales donde se evidencia el actuar policial y las consecuencias de la doctrina asesina enseñada en las escuelas policiales del país, donde se evidencia el procedimiento criminal de la fuerza pública que decide poner sus chaquetas al revés para evitar que sean identificados, porque saben que el acto que están cometiendo es un crimen.

De la mano de estos videos que rondan por redes sociales también podemos ver el actuar cómplice de los medios de comunicación vendidos como prostitutas al mejor postor, donde su única labor es limpiar el rastro de sangre dejado por la policía nacional la noche anterior y buscar la manera de justificar dichos actos criminales ante la opinión pública y que los delincuentes con uniforme verde oliva figuren como “héroes de la patria”, salvadores de la moral y las buenas costumbres.

El actuar de la prensa nacional cómplice de la masacre autorizada por un gobierno asesino a manos de la Policía Nacional es simple, primero buscan demostrar que es más relevante una edificación con vidrios rotos, unos vehículos incinerados y mobiliario público que la integridad física y la vida de los manifestantes, inclusive de los mismos policías; seguido a esto buscan un policía mártir, que con su accionar trató de ayudar a la gente de bien, pero que por culpa de los manifestantes (a los que buscan satanizar con adjetivos como terroristas, desadaptados y demás) no pudo cumplir tan loable labor de proteger a los ciudadanos, mientras sus compañeros disparaban a diestra y siniestra contra manifestantes desarmados, para demostrar así que el accionar delictivo de la policía no es más que actos cometidos por ciertas

«manzanas podridas».

Luego buscan una víctima, siempre es la misma señora o el mismo señor de bien, que se queja de lo mismo y que su discurso siempre termina en: «la violencia con violencia no soluciona nada, eso es de ignorantes», al parecer, esas «víctimas» no son capaces de ver la violencia causada por las fuerzas policiales; y por último, como estocada final de los medios, buscan un líder político de oposición seria al gobierno y que signifique un verdadero problema al que puedan culpar y que se vea «beneficiado» de las manifestaciones, en este caso es evidente el actuar de la Revista Semana, que busca inculpar a Gustavo Petro y entre líneas quiere decirle a la ciudadanía que el culpable es el Senador de la Colombia Humana y que la muerte solo le beneficia a él, buscando ocultar el deseo de sangre y muerte siempre presente en el gobierno del Presidente Iván Duque y del partido de gobierno Centro Democrático.

A esos medios de comunicación vendidos, cuyo único interés es recibir más plata y aprobación gubernamental les digo de la manera más honesta y respetuosa posible: detrás de las marchas, de las manifestaciones, están ciudadanos libres e independientes, cansados de los actos tiránicos y dictatoriales de un gobierno asesino, que lo único que quiere es beneficiar a los dueños de los conglomerados económicos que los subieron al poder

Las ciudadanías libres nos cansamos de los asesinatos ordenados por un gobierno en el que sólo ronda la idea de la muerte y por eso salimos a manifestar nuestro inconformismo y nuestro deseo de cambio, de respeto por la vida, las ciudadanías libres nos cansamos también de ustedes, medios de comunicación que trabajan como prostitutas vendiendo su integridad, ética profesional y moralidad, para tapar con mentiras y engaños el accionar asesino del gobierno y de las fuerzas gubernamentales, nos cansamos del establecimiento, nos cansamos de la muerte, nos cansamos de todos ustedes, asesinos, delincuentes y cómplices de cuello blanco; nosotros como ciudadanos libres, no necesitamos de la orden de una persona para manifestarnos, nosotros no somos una manada de borregos como lo son los uribistas, esperando una orden para hacer algo; nosotros no somos como ustedes, nosotros si pensamos y si queremos un verdadero cambio donde la vida se respete y donde no seamos objetivo militar, político y policial por pensar diferente y querer un mejor país.

Comentarios