Eduardo Pulgar, fiel a la imagen de la U

Pulgar representa todo lo que uno NO debe hacer en política

Por Mauro Saúl Sánchez

En Colombia pareciera que las noticias importantes no tuvieran trascendencia, solo lo amarillista y lo sensacionalista copan los titulares de los diarios. Si James hizo gol, si Pipe Bueno le cantó bien a su novia youtuber o si Silvestre Dangond está maluco en una clínica. Nos inundan permanentemente con información basura para desviar la atención sobre lo verdaderamente trascendente.

La semana que pasó dejo dos hechos noticiosos de suma importancia, la Contraloría elevó una imputación por detrimento fiscal a los causantes del desastre social, ecológico y económico de Hidroituango. Sus cabezas principales : Sergio Fajardo, Aníbal Gaviria, la junta de EPM, resultaron vinculados con uno de los más grandes fracasos en mega obras de infraestructura en la historia para la nación.

No solo se perdió dinero: cientos de familias fueron desplazadas y obligadas a salir a la fuerza. Decenas de asesinatos, Masacres y maltratos adornan la joya de un capítulo oscuro para Antioquia. Ya esas vidas no volverán y ya el dinero se lo robaron.

Pero un caso gravísimo lo quieren pasar por alto y olvidar rápidamente, la captura de Eduardo Pulgar, senador costeño del partido de la U, apresado por intentar sobornar a un juez de la República para favorecer a terceros, por orden de la Corte Suprema de Justicia. Eduardo Pulgar es parte de la coalición del gobierno y pieza clave de ella al haber sido presidente del senado entre el 20 de julio de 2019 y 20 de julio de 2020.

Su jugadita principal fue haberle cerrado el micrófono y negado la réplica a Gustavo Petro al momento en que Paloma Valencia (para torpedear) en el debate de control político contra Néstor Humberto Martínez por el evidente caso de corrupción de Odebrecth, sacó un vídeo del senador de Colombia Humana con un dinero en efectivo.

Eso ocasionó que se desviara la atención sobre un caso trascendental para la justicia Colombiana como lo es el de Odebrecth pero que ahora avizora un rumbo directo hacia la impunidad, aún más en la fiscalía de bolsillo de Francisco Barbosa. 

Pulgar es un ejemplo perfecto de senador del partido de la U, un gamonal sin discurso y poco trabajo político un hijo heredado del clientelismo y la politiquería costeña. Su fortín electoral lo ha fortalecido con las mieles de la burocracia y la mermelada en diferentes corporaciones como las Universidades públicas del Atlántico y la del  Magdalena y en institutos descentralizados dónde la disputa clientelista es el pan de cada día.

Pulgar representa todo lo que uno NO debe hacer en política. Es un descrédito total para este ejercicio que debe marcarse por la rectitud y la decencia.

Sin duda el partido de la U de Musa Besaile, de García Zucardi y de Dilian Francisca Toro pierde un alfil fundamental y fiel seguidor de sus principios electoreros de cara a las legislativas del 2022. Lo que nos puede dar a entender que se avizora fin de una colectividad dónde el interés general no es lo que más les seduce. Si Colombia quiere cambios de verdad, tipos como Pulgar jamás deben hacer política.

Comentarios