EL DÍA DESPUÉS DEL MAÑANA

Una canción titulada «Muerte Anunciada», de Los Tigres del Norte, narra la muerte de Pablo Escobar, lo hacen como un hecho anunciado, algo inevitablemente. Lo mismo sucedió el día de ayer, cuando empezaba la tarde, al igual que la hora de la muerte de Escobar, estalló una noticia que estremeció a Colombia y buena parte del mundo.

La inminente captura de la persona con más investigaciones en la historia de la vida republicana de esta esquina tropical. Más de 277 procesos abiertos y ni una sola condena, describen por sí solas el vasto accionar criminal del expresidente Álvaro Uribe Vélez. 14 investigaciones en etapa preliminar y solo una en etapa formal. Fue esta última la que finalmente dio, por ahora, con una medida de aseguramiento domiciliaria, una decisión unánime de los 5 valientes magistrados.  Algunos expertos del derecho penal aseguran que la Corte posee pruebas suficientes para haber determinado esta medida cautelar, entendiéndose entonces que el expresidente puede poner en riesgo el proceso y a la vez existir un riesgo de fuga.  Valorando los antecedentes históricos del líder de la extrema derecha, amerita holgadamente la medida de aseguramiento.

Uribe ya lo sabía:

Desde febrero del 2019 Álvaro Uribe le habían negado un recurso de nulidad, en ese momento se filtró un audio de el con su abogado Diego Cadena en donde se le escuchaba agobiado y derrotado, como sintiendo en el fondo de su ser que todo terminaba. Y sí, el expresidente no se equivocaba, pasó lo inevitable.

Quiero resaltar unos hechos relevantes que acompañaron esta gran noticia para el país y que generó miles de reacciones en las redes sociales:

Como primer hecho, criticar de manera tajante la irresponsabilidad periodística por parte de algunos comunicadores que usaron la noticia de para cuestionar la decisión de la Corte Suprema de Justicia; periodistas que independientemente de su posición política, tienen un nivel de influencia muy alto.  Parecía que la medida de aseguramiento hubiera sido impuesta a un familiar muy cercano, como a un Gnecco por ejemplo o a un Vélez.

Si bien la ética periodística ha sido reducida a normas y principios, la ética va más allá, se convierte en un manual de soluciones para contrariedades específicas, es deber del periodista siempre buscar la verdad y nada más que la verdad, pero como lo dijo en algún momento Rafael Correa en una entrevista: “Desde que se inventó la imprenta, la libertad de prensa es la voluntad del dueño de la imprenta. “

En Colombia no puede existir un periodista independiente porque los dueños y donantes a campañas presidenciales vienen siendo estos mismos, por ejemplo, Luis Carlos Sarmiento, El Grupo Gilinski, que compró el 50% de la participación accionaria de revista semana.

Las personas en su independencia y libertad  de expresión pueden hacer declaratorias ideológicas proyectadas desde sus propios pensamientos, pero es un error usar la difusión y la relevancia mediática para tomar una postura o tomar partido en hechos tan relevantes como el que sucedió el día de ayer, sin sonrojo alguno, nuevamente la periodista Victoria Dávila sacó una serie de trinos en favor del expresidente, alternando con su columna de opinión, creyendo tal vez que así abarcará mayor audiencia, pero comete un error que sin duda alguna ya le ha pasado factura; perder la imparcialidad y tomar partido en algún tema le hace perder cualquier credibilidad a un comunicador social. Los debates de Vicky casi nadie los ve, a nadie le llama la atención escucharla o leerla.

Pero no solo periodistas se descararon el día de ayer, también el director del Centro de Memoria Histórica, el señor Darío Acevedo, quien siendo funcionario público decidió tomar partido y mediante una ráfaga de tuits descalificó la decisión del alto tribunal, calificándola de ignominia (infamia).

Otro hecho para resaltar fue la alocución y participación del Presidente Iván Duque, que en un desespero por defender a su mentor, puso en tela de juicio la  decisión de la Corte y tampoco respetó la separación de poderes. Momentos después, senadoras del partido de gobierno como Paloma Valencia, en medio de su dolor que no han podido calmar ni con valeriana, impulsaron de forma canalla una constituyente que apunta a eliminar las Cortes, algo que sería un golpe catastrófico para la democracia colombiana. Un disparate. Un atentado al estado de derecho.

“Aunque la coherencia de las decisiones judiciales es importante para que haya seguridad jurídica, una “formalización” excesiva del precedente judicial limita la capacidad de que los jueces puedan ajustar sus decisiones a las circunstancias de los casos, por lo que es posible que el derecho pierda dinamismo y se falle de manera rutinaria.”

El rumbo de la columna cambia cuando de un momento a otro, el expresidente es diagnosticado con el nuevo coronavirus, aunque para muchos, realmente se trata de una estrategia para evadir la justicia.

Comentarios

Movimiento Naranja
Acerca de Movimiento Naranja
Movimiento alternativo que realiza sátira, activismo político y activismo social a través de las redes sociales, dando a conocer el acontecer diario nacional a través del humor. También realiza labor social presencial en las comunidades más vulnerables del país.