EL LOBBY Y LOS NARCO-SOCIOS

Por: @_JorgeAguilera

En la década de los 90s, el periodista Gary Webb del San José Mercury News encontró gracias a la novia de un narcotraficante vínculos muy graves entre la DEA, la CIA y un narco centroamericano, todo ello, durante la administración de Ronald Regan (1981-1989).


Para sorpresa de la opinión pública estadounidense y lejos del discurso antidrogas de la administración Regan, un narco confesaba ante un juez, que durante esa administración, había trabajado conjuntamente con organizaciones del gobierno para traficar droga desde Centro América hacia Estados Unidos.


Gary Webb descubrió un entramado que comenzaba en tráfico de drogas pero concluía en una alianza entre agencias del gobierno norteamericano y narcotraficantes para generar control político y económico en Centro América.


Básicamente lo que descubrió Webb fue un acuerdo que contenía lo siguiente:


La operación de narcóticos de Oscar Danilo Blandón, el narco centroamericano, sería permitida y protegida por agencias norteamericanas, desde las pistas en Centro América hasta su distribución en Estados Unidos.


Pero, qué pedían las agencias a cambio de la impunidad y la protección a este jefe de la droga?


Básicamente, a cambio de asociar a las agencias gubernamentales en su negocio, el narco debía apoyar y organizar movimientos políticos de derecha que evitaran la llegada al poder en países centroamericanos de sectores que pudiesen ofrecer resistencia a los intereses norteamericanos. Es decir una labor política y geopolítica para el control de la región.


Otra de las labores que debía realizar el jefe de la mafia a cambio de su impunidad, hecho confesado ante un juez en USA, era compartir el dinero de la distribución de las drogas con las agencias norteamericanas para con él “combatir el terrorismo global” ello debido a que veían obstáculos en el congreso de los Estados Unidos a la hora de facilitar recursos para intervenir militar o políticamente en otros países. (Generar guerras, suministrar armas y dinero, desestabilizar democracias, etc).


Si bien este escándalo que conmocionó a la opinión pública norteamericana fue originalmente negado, las partes terminaron aceptando cargos ante jueces y el congreso de los Estados Unidos en lo que más adelante se conocería como el escándalo Iran-Contras.


La serie de reportajes que publicó webb al respecto la pueden encontrar compilada en el libro  Alianza oscura de 1998. (La película “matar al mensajero” está basada en estos hechos).


Años más tarde, durante el Juicio contra el general panameño Manuel Antonio Noriega, la defensa del exmandatario presentarían documentos de acuerdos sobre protección similares a los que había descrito Webb en su investigación y por supuesto ratificando este tipo de prácticas por parte de las agencias norteamericanas, incluso con un nombre en común Oliver North.


¿ Y eso qué tiene que ver con Colombia?


Si hemos de creer en las declaraciones de Virginia Vallejo y en las alocuciones de Hugo Chávez sobre Uribe, este se habría reunido con el Departamento de Estado en compañía de su hasta ahora amigo Pedro Juan Moreno, en dicha reunión le habrían mostrado “una gran cantidad de cajas, aparentemente con pruebas en su contra”, sobre las cuales se buscaría un acuerdo, razón de la reunión. Moreno, tiempo después moriría en un extraño accidente aéreo.


En este sentido y repito, si hemos de creer en las alocuciones de Chávez, Uribe habría negociado su impunidad y la protección de sus actividades, Incluida la desaparición de investigaciones y sus respectivos archivos.


Creíble o no, lo mencionado por Chávez para la época no mereció la menor nota en medios colombianos, sin embargo, a hoy se han cumplido, entre otros, 4 de sus señalamientos:


Se permitió el establecimiento de Bases militares que garantizaran control geopolítico de la región y un posible acceso militar a Venezuela para asumir el control del petróleo.


Se Firmó del TLC Colombia- USA que abrió todo tipo de fronteras a las empresas e intereses norteamericanos, causando la debacle del campo colombiano y destruyendo la soberanía alimentaria.


Se eliminaron las barreras ambientales para permitir a empresas norteamericanas o sus aliados la obtención de recursos de todo tipo.
Pusieron en marcha acciones para facilitar una estrategia política que garantizara la protección de intereses norteamericanos en Colombia y la región.


Los socios gringos de los narcos


En diciembre pasado, para sorpresa de los Mexicanos, y para cualquier persona interesada en la política y la seguridad del continente, Anabel Hernández, periodista experta en narcotráfico y autora del libro “El Traidor” dió una entrevista con RT noticias, en donde señala que conoció los “contratos” de cooperación entre narcos y agencias norteamericanas a cambio de la protección comercial y legal de sus asociados. Es decir, una metodología muy similar a la descrita por Webb en los años 90.


Cabe entonces preguntar, ¿Actualmente existe algún acuerdo de protección e impunidad de las agencias gubernamentales norteamericanas a favor de narcotraficantes vinculados a la política colombiana? Puede un congresista colombiano solicitar copia de dichos acuerdos si los hay? Tiene Colombia el derecho de conocer el contenido de dichos acuerdos en caso tal existan? ¿Qué tipo de acuerdos buscará el lobby contratado por Uribe con los congresistas o las organizaciones que buscan contactar?

Documentos de referencia:
Hernández, Anabel. (2020). El Traidor. Ed Grijalbo.
Vallejo, Virginia. (2007). Amando a Pablo, Odiando a Escobar. Random House Editorial.
Webb, Gary. (1998) Alianza Oscura. Seven Stories Press Editorial.

Comentarios

Bautista
Acerca de Bautista
Investigador independiente, escritor, samario por adopción.