Iván Duque no es muy inteligente pero sí un pelele.

De cómo siendo presidente es uno de los eslabones más débiles de una empresa criminal.

De: Kamus Movimiento Naranja Eje Cafetero

En estos días veía en redes algo que me llamaba mucho la atención, algo que se discutía, básicamente yo había puesto que Duque no era una persona muy inteligente que digamos y que sus actos improvisados y chambones daban fe de eso, otras personas que también son opositores a este gobierno me sostenían que al contrario, que el primer mandatario de Colombia era una persona muy inteligente y como prueba sacaban a relucir la manera en que su gobierno se está apropiando de las ramas del poder público, pero este ejercicio para un personaje casi tan infantil como él sería un proceso más allá de su praxis, la manera en que yo veo las cosas con Iván Duque radican desde el origen de este nefasto proyecto gubernamental, en el momento en que él se vuelve el candidato del Centro Democrático, un personaje totalmente desconocido que venía de una lista cerrada del senado y que en su vida había administrado algo, además de que en los cargos que se había desempeñado no había tenido relevancia alguna, pero había algo que lo impulsaba en primera medida su cercanía a Álvaro Uribe y ese servilismo galante y prudente que no poseían personajes más conocidos como Paloma Valencia o Rafael Nieto eso lo transformaba en el cascarón perfecto.

El Duque candidato efectivamente fluyó entre las metidas de pata, las burlas, los enormes vacíos que se le veían en los debates donde todos los candidatos rivales prácticamente “trapeaban” el piso con él, pero en ultimas eso no importaba porque sus números en las encuestas y su prestigio lo lograba gracias a Uribe, a como éste se iba a pueblos a mover su caudal electoral, porque lo que era en si la persona de Iván Duque no ofrecía absolutamente nada interesante, basta con ver su plan de gobierno donde básicamente encontrábamos “una colcha de retazos” incluso cosas que ya se habían hecho y estaban en la constitución misma.

Ni que decir del Duque presidente, ver la manera en que todos los días trata de sobrevivir en ese puesto es una demostración misma de su incompetencia, aunque si uno se pone a pensarlo bien efectivamente esa es su labor no ser competente en su puesto, simplemente pasar de ser el primer mandatario al “primer mandadero” de una empresa oscura que no solo incluye a la base política pura del uribismo, sino también a empresarios que ven en esta postura su terreno perfecto para llenarse los bolsillos.

Es tal su sometimiento que en la larga y nefasta historia de presidentes del país el caso que más se le acerca es el de Manuel Antonio Sanclemente que era una figura decorativa subordinada al verdadero poder que radicada en José Manuel Marroquín, pero a diferencia de Iván Duque cuando a Sanclemente le pidieron la renuncia para que asumiera Marroquín, este se negó porque precisamente no quería ser parte de un juego que lo tenía a él como títere, pero con Duque es diferente, el disfruta haciendo los mandados, agachando la cabeza y recibiendo las órdenes directas desde el Ubérrimo, desde los bancos y hasta podría apostar desde sus propios ministros que hacen lo que se les da la gana con sus respectivas carteras incluso contradiciendo al que debería ser su jefe dentro del ejecutivo.

Colombia: Consejo Electoral abre investigación sobre financiamiento de  campaña presidencial de Duque

Entonces ¿por qué tenemos que decir que Iván Duque es inteligente y sagaz?, para nada, el sigue siendo el eslabón más débil por muy presidente que sea, bien lo decía Daniel Coronell en su última columna, cuando señalaba que con la muy limitada experiencia que tenía si mucho le daba para llegar a un viceministerio y eso que con suerte.

Duque no pasa de ser un “pelele” con un gran sueldo y fama, que tiene ahora como tarea buscar la manera de mover las cuerdas para liberar a su jefe y mentor, pero no porque a él se le ocurra o lo quiera hacer así, sino porque ya recibió la orden y es de extrema necesidad cumplirla.

Seamos sinceros, que rastro de inteligencia y sagacidad puede tener alguien que prácticamente se convirtió para la gente en un comediante, un motivo para hacer memes.

Un presidente medianamente inteligente no saldría con una chaqueta de la policía ante los medios cuando esta asesinó a 13 personas y con pruebas contundentes está demostrado que es una institución corrupta que abusa de su poder, quien en su sano juicio mantiene dos ministros de defensa nefastos que, con sus actos irresponsables y poco estratégicos hacen ver ridícula y débil la figura presidencial, un ministro de economía que en cada momento contradice al mandatario, una ministra del interior como Alicia Arango que pierde toda compostura y llora en público a Uribe o Nancy Patricia Gutiérrez que lo desautoriza en eventos públicos en frente de todo el mundo, no me quiero imaginar una reunión de ministros con el poco liderazgo de este personaje, ahí en ese espacio el terminaría de perder la poca calidad y dignidad de presidente que tiene y simplemente se reduciría a recibir órdenes y ejecutarlas.

Este señor me parece nuevo en su especie, porque disfruta desde un puesto de tanto poder ser un sometido, eso no lo he visto ni en la vida real ni en el cine tan siquiera y dudo mucho que en el reino natural donde la ley del más fuerte prevalece haya algo parecido. Así que las cosas como son Iván Duque es un pelele.

Comentarios