Le pregunto a Sara Tufano

Por: Mónica Sánchez Beltrán (@Navegandita)

Leí tu columna destinada «A las juventudes progresistas», Sara Tufano. Tengo algunas inquietudes que quisiera plantearte porque estoy de acuerdo contigo: «por el momento político que estamos viviendo no nos podemos dar el lujo de repetir (estos) errores».

¿Para ti el feminismo se reduce a la competencia contra los hombres por la repartición de cargos burocráticos? ¿Estás hablando en serio cuando planteas que cualquier hombre ACUSADO por cualquier mujer de cualquier cosa, se tiene que retirar y ceder su puesto? ¿de veras?

Para el argumento anterior utilizas el caso Holman Morris, y hablas de ACOSO (criminal) pero sólo presentas el refrito de «caída del zarzo» que, inflado, no pasa de ser una acusación de MACHO? ¿suficiente para acabar con la carrera de una persona, porque es hombre? ¿de veras?

¿Qué te hace pensar que el hecho de tener mujeres en el poder garantiza la reducción de la violencia contra las mujeres? ¿Qué opinas del tratamiento infligido por Claudia López a las mujeres más vulnerables de la ciudad? ¿conoces sus programas feministas?

Escenas cotidianas en mandato de Claudia López

¿Sabes cuáles de los programas implementados por Gustavo Petro en beneficio de las mujeres durante la Bogotá Humana, y abandonados por Enrique Peñalosa, que ha reactivado Claudia López? ¿cero? ¿qué opina Ángela María Robledo, la mujer cuidadora?

Por último, Sara: ¿has tenido oportunidad de escuchar este primer foro de mujeres progresistas, que ya empezaron a trabajar en la elaboración del protocolo que reclamas? ¿podrán contar con tu colaboración?

Hilo original en Twitter:

Comentarios

Epicuro de Samos
Acerca de Epicuro de Samos
Un joven del común, preocupado por la situación económica, política y social de nuestro país. Activista político en redes, por el despertar de la conciencia colectiva de la sociedad colombiana. “Que nadie, mientras sea joven, se muestre remiso en filosofar, ni, al llegar a viejo, de filosofar se canse. Porque, para alcanzar la salud del alma, nunca se es demasiado viejo ni demasiado joven.” –Epicuro