Legalización de venezolanos, ¿acto de humanidad o estrategia política?

Por: Gelver Ho
Colombia Humana Risaralda

Sin duda es un acto de humanidad legalizar migrantes provenientes de Venezuela, pero que esta estrategia venga del sector político que compró votos para la presidencia y con la ayuda de narcos como «el ñeñe» Hernández, un partido político cuestionado porque varios de sus militantes han comprado votos toda la vida, como que no cuadra. Colombia siempre ha sufrido de fraude electoral y recordando que en 2017 se denunció una red de Registradurías y Notarías que le daban ciudadanía a Venezolanos con la excusa de tener ascendencia colombiana, lograron nacionalizar y cedular a más de medio millón de ellos, por medio de unos corruptos que les pedían dinero para nacionalizarlos y otros caciques políticos en las regiones que les hacían el favor con el fin de obtener el voto de los nuevos nacionalizados.

El mismo sector político que hoy hace la propuesta, en 2018 usó a los venezolanos en su campaña presidencial, invitándolos a las tarimas a hablar pestes de Maduro y su ideología socialista, según ellos mismos muy parecida a la de Petro. Recuerdo amigos venezolanos que en un principio sin conocer a Petro decían que era lo mismo que Maduro y que era un peligro, ahora que llevan años en este país ya lo conocen y piensan diferente, saben quién es Uribe y qué es el uribismo.

Pero al comienzo, ¿quién convenció a los venezolanos sobre la idea que con Petro se iba a implementar el socialismo venezolano/cubano?.

Los índices de desempleo en Colombia siempre ha sido un problema de nunca acabar, no solo porque el TLC aprobado a la fuerza por Uribe en 2008 e implementado después de su salida hizo crecer de forma desproporcionada la importación de todo lo que se puede imaginar, incluido frutas y verduras, llevando a la producción nacional y sus empresas a la quiebra, y no se ha hecho nada desde el gobierno de Uribe para regular la importación o que sus aranceles obliguen a nivelar precios en comparación con los productos nacionales.

Como si fuera poco, con la pandemia se quebraron cerca de 40 mil pequeñas empresas (mipymes) ascendiendo la cifra a 4.9 millones de colombianos sin empleo, entonces regular casi 2 millones de Venezolanos sería subir la cifra a cerca de 7 millones de personas desempleadas.

La solución de su estadía solo les ofrece eso, estadía en el país, pero no les garantiza un empleo digno y calidades para vivir, calidades y privilegios que no poseemos ni siquiera los que nacimos en suelo colombiano.

Un sector político y un congreso que se negó a dar salvavidas económicos a las pequeñas empresas a fin de que afrontaran la crisis de la pandemia y ayudar a sus empleados, estos políticos desde sus atriles se resignaron solo a ver mientras se hundían nuestros negocios y a sus emprendedores naufragar en la crisis y la desesperanza.

Es prueba reina que el sector político que nos gobierna no ofrece ni ofrecerá soluciones para su gente, así que una sola residencia de permanencia no creo que sea la solución a los problemas de los hermanos provenientes del vecino país, con todo acogemos la decisión humanitaria de su legalización.

Comentarios