Los mentirosos señores de la guerra

Por: Andrés Villamarín.

Durante décadas han existido estos famosos señores maquiavélicos que con sus ideologías, llámense como se llame: comunismo, capitalismo, socialdemocracia, izquierda, derecha o centro, y que de forma económica o violentamente, han secuestrado la mentalidad y la juventud de muchos colombianos bajo esas falsas premisas de un cambio político, social y económico para nuestro país.

Las fuerzas armadas tampoco escapan de ese conjunto; me refiero a esa primera línea de batalla: los jóvenes colombianos. Ellos, históricamente, vienen siendo la mayor cuota de mortalidad, la materia prima para esta empresa de guerra que esconde grandes intereses, tanto comunes como personales. Esa maquina tragavidas siempre ha tenido fines oscuros, y aquí no diré nada que sea mentira: Hablo de esos pactos de paramilitares, guerrilla y narcotraficantes con políticos “probos” que de una manera u otra apoyan esas ideologías.

Los políticos en su afán de poder y sin importar los costos morales, apoyaron y secundaron a los líderes de estas organizaciones. De parte y parte amasaron, durante largos años, grandes fortunas y las lograron esconder o camuflar para sus intereses personales. Vulneraron todos los derechos de estos jóvenes colombianos aprovechándose del analfabetismo e ignorancia auspiciados por un Estado corrupto manejado por clanes, porque los que han manejado a nuestro país son clanes, nada más que eso. Nos jactamos de vivir en una democracia que nunca ha existido. Viajemos al pasado, volvamos al presente y cansémonos de comprobarlo:  Una eterna seguidilla de escándalos presidenciales o de los funcionarios de todas las gradaciones del poder.

¿De que sirvió la guerra anticomunista de los paramilitares? Muerte, despojo de tierras y desplazamientos, pero sus comandantes bien, con grandes fortunas, con unas mínimas cuotas de privación de libertad e interviniendo en la política nacional en pro de sus intereses y los de sus socios y allegados.

¿Qué consiguieron las FARC-EP tras décadas de lucha legitimada supuestamente con la bandera de la justicia social?: ¡Nada!, o tal vez sí, la legalización de sus inmensas fortunas producto del  narcotráfico, el secuestro y las extorsiones.  El país sigue en lo mismo y creo que aún peor, sumido en un cruento baño de sangre. Sí, así es.

Estos son los mentirosos señores de la guerra que ahora gozan de grandes prebendas, viven en mansiones, tienen grandes esquemas de seguridad y están amasando poder político para beneficio particular. ¿Acaso no repetían sin cesar que en sus proyectos de cambio social estaban incluidas las mayorías?

Rememoremos:

¿Dónde están los excombatientes del M-19 después de su pacto de paz? ¿qué paso con ellos?: Públicamente aparecen solo sus excomandantes con grandes dádivas políticas y económicas.  ¿Qué paso con los desmovilizados de las AUC y sus publicitados programas de resocialización?: Todos esos proyectos terminaron siendo solo teatros de palabrería. ¿Qué esta pasando con el proceso de paz con las FARC?:  Muchos excombatientes están expuestos a ser asesinados por haber sido quiénes fueron, en muchos casos por razones que ya expuse al principio de este escrito, en su mayoría con un futuro incierto, porque al igual que con las AUC, toda esa parafernalia se esfumó.

Hablamos de no olvido, pues también incluyamos a todas estas personas, sin importar en qué organización se les manipuló, porque también fue así: “Se les manipuló”.  Y los mentirosos señores de la guerra gozando del estatus que siempre buscaron. ¿Eso es igualdad? ¿Dónde está la inclusión? ¿Dónde está el cambio y las promesas con las que los llevaron a ser la primera línea de batalla? ¿Acaso estos famosos pactos, tan llenos de selfies, flashes y que desbordaban los ríos de tinta de las casas periodísticas nacionales y mundiales, fueron para beneficio exclusivo de los cabecillas de estas organizaciones?

Comentarios

Bautista
Acerca de Bautista
Investigador independiente, escritor, samario por adopción.