NI UN DILAN MÁS, NI UN JAVIER MÁS, NI UNA JULIANA MÁS, NI MÁS LÍDERES…NI UNA GOTA DERRAMADA MÁS, POR PARTE DE LOS CRIMINALES INSTITUCIONALES.

Por: Angu Sants

La crisis social, política, económica, pública y la división de poderes hace que muchas cosas pasen, entre esas, que la fuerza pública se sienta dueña de todo el país, creyendo que todas las aberraciones que hacen en la oscuridad, nunca saldrán a la luz pública, y eso pasó, en un país donde le dan fuero militar a la policía no se puede esperar que ningún civil sea agredido, y más en un país donde los mismos que hacen las barbaries son fiscales, defensores y jueces en su propio caso (como ha pasado con las anteriores muertes hechas por estos “héroes” sin capa, pero con fuero militar).


País donde su primer mandatario solamente se preocupa por mostrar en cadenas nacionales que todo “está bien” cuando la realidad es totalmente lo opuesto, se preocupa mas por pasear, por la imagen y la forma cuando en el fondo el país se derrumba ante la situación actual… #NoMásMuertes… un presidente que lleva más de dos años de prueba… (sabíamos que sería un mal gobierno, pero ni las exageraciones más fantásticas, solo sé quedan como utopías con lo que está pasando (dejando a un lado la pandemia).


Ahora, si es verdad que los abusos siempre se han presentado, y aún peor, en total impunidad, pero la población en su despertar colectivo, “despierta” mal. No es necesario agarrar un CAI a piedra, teniendo en cuenta que son recursos públicos y como su mismo nombre lo dice, son para el público y del público, siendo así, los afectados principal y directamente de la destrucción de ellos somos todos. Nunca la violencia ha servido para combatir violencia, hay muchas más maneras, para eso hay un mecanismo de participación ciudadana que es y debería ser la óptica en estos casos, se pueden formular preguntas como: ¿Si se usan otros mecanismos quedarán impunes? ¿Servirá de algo el ser correcto?, O hay que dar violencia a la violencia… en todo caso lo que sucedió con el abogado Javier Ordóñez, lo de Dylan Cruz, y ahora lo de Juliana (por parte del “glorioso” ejército nacional), verdaderamente han sido casos muy desafortunados, que todos los colombianos esperamos y sean esclarecidos; y no solamente con la suspensión de sueldo por un mes y hacerle llamados de atención (En el caso de la policía) cuando claramente son personas que colocan en riesgo la integridad de la población, pero que no sea solo este, sino los nuevos y viejos casos… #NiUnaMuerteMásPorLaFuerzaPública.


Hoy, nos levantamos con la desafortunada noticia de que los “héroes” de la patria, bajo el mando de este gobierno tan nefasto, asesina a una mujer por su propio gusto, en este país, tan hermoso, pero tan desafortunado por tener el gobierno más mediocre, criminal y mentiroso de la historia, el gobierno que, en vez de pedir disculpas por los actos atroces hechos por su fuerza pública, trata de buscar métodos para no pedir disculpas públicas. Un país donde se le teme más a esas personas inadaptadas con armas pasados como nuestros héroes, que cualquier bandido que hasta la exageración más imaginaria es mucho más bueno que esa gente con su institucionalidad manchada de tanta sangre.


Estamos cansados de que este estado corrupto, sanguinario, falso y dueño del miedo absoluto, nos maltrate como hace, que nos ataque económicamente, socialmente, mate a nuestros líderes, a nuestros indígenas convirtiéndose en el opositor número uno de la paz, desdibujando esa bandera que identifica tres riquezas históricas, haciéndola que se vea mucho más notable el color que representa la sangre de todos los que quieren un cambio verdadero.
#NOMÁSMILITARESMATANDOGENTE
#NOMÁSFALSOSPOSITIVOS

La reforma constitucional para frenar esta institución tan falta de integridad es algo que a estas alturas no es negociable, se debe hacer, porque si no se hace y continuamos en las mismas, se empeorará más la situación y seremos acreedores de muchos más títulos nefastos en el mundo. Qué triste es ver la percepción internacional que hay de Colombia, dónde a los estudiantes los vulneran y a los asesinos y criminales les limpian el nombre y los colocan como mártires frente a la sociedad.

Comentarios