Otra vez Algeciras.

Que las fuerzas de seguridad protejan de verdad a la población

De: Huilandia

Por Mauro Saúl Sanchez

De nuevo las balas traen zozobra. Un pueblo que inspira grandeza, amor y trabajo no puede vivir siempre oscuro bajo el yugo del miedo. Sus habitantes, personas amables y de buen corazón, merecen poder despertar todas las mañanas con noticias de esperanza, no con miedo a jamás volver.

Algeciras, un pueblo cafetero con vocación absolutamente agropecuaria tienen todo para ser el referente productivo del Huila. El aroma de sus montañas, el correr de ríos y quebradas que bañan sus tierras con cristalinas aguas, el crujir de las pepas de café cuando pasan la saranda y se transforman en esperanza para un municipio que ha luchado sin cuartel por vivir un solo día en Paz.

Hoy Algeciras, la despensa agricola del Huila, merece total y absoluta atención de los huilenses, de los colombianos, de los habitantes del mundo.

Ya se han vuelto comunes los titulares de masacres recurrentes. De hombres armados que asesinan a sangre fría y que no dejan un rastro. Son frecuentes de nuevo desplazamientos forzados por el terror a perder la vida en medio de las balas y el odio que destilan quienes no toleran un centímetro de perdón y reconciliación. En medio de la tormenta, Algeciras merece una urgente mano amiga que frene el derramamiento de sangre. Que se paren de una vez por todas las tormentas de balas que nos criaron soñando por siempre una mañana soleada y en paz.

Cómo algecireño alzo mi voz al viento. Pido una intervención urgente del Estado que lleve paz de forma inmediata! Que las fuerzas de seguridad protejan de verdad a la población. Que no haya impunidad. Que tengamos la tranquilidad de ver a nuestros niños en la Erminia Escorsia jugar tranquilos, en el Juan XXIII a educarse para un futuro mejor, y en las calles y veredas de la Despensa agricola del Huila, tranquilidad para poder vivir sin el temor de jamás volver a casa.

No perdamos la fé. Algeciras volverá a ser grande de nuevo.

Comentarios