El Gran Ataque del cartel a la Justicia

Por Jorge Aguilera PhD (https://twitter.com/_JorgeAguilera)

El pasado viernes 14 de agosto en las instalaciones del Congreso de la República fue ubicado en cada uno de los puestos asignados a los congresistas del Centro Democrático (utilizo este nombre que me parece más honesto) un cartel que simulaba la presencia de Álvaro Uribe Vélez en cada uno de ellos.


El mensaje era muy claro; cada una de esas curules le pertenecían al cartel.
A partir de ese momento el cartel fue visible simbólicamente en muchos escenarios, pero principalmente en lo periodístico. Incluso, algunos llegaron a decir que había estado detrás de varias masacres.


El día domingo el cartel siguió haciendo de las suyas, uno de sus socios, propietario del principal periódico capitalino, le obsequió sus páginas, incluido el encabezado de la primera, para atacar a la justicia.


Calumnias fueron y vinieron, sus abogados, reconocidos abogados de mafiosos, atacaron las instituciones y la sociedad colombiana como quisieron.


Injurias de todo tipo contra magistrados surgieron de principio a fin.
El cartel comenzaba la mañana del domingo demostrando todo su poder, escupiéndole en la cara a las instituciones y a la ley.


Pero en la noche fue la fiesta de la corrupción en el periodismo, el protagonista del cartel, como invitado de lujo del fin de Semana, (porque será el fin de la revista) era llevado en hombros cual estandarte de sus valores por Vicky Dávila y María Isabel Rueda; mostrando así, abiertamente, que un grupo de periodistas han sostenido el cartel.


La noche del domingo el poder del cartel se hizo evidente, con sus seguidores, socios y patrocinadores. Afortunadamente la sociedad colombiana lo observa con desprecio y su juicio al parecer, será tan apoteósico como el de los criminales nazis en Nüremberg.


Solo habrá que hacerle frente al largo aliento de esta macabra embestida, en el corazón de cada colombiano está el mensaje claro de tener que jugarse la vida.

Comentarios

Epicuro de Samos
Acerca de Epicuro de Samos
Un joven del común, preocupado por la situación económica, política y social de nuestro país. Activista político en redes, por el despertar de la conciencia colectiva de la sociedad colombiana. “Que nadie, mientras sea joven, se muestre remiso en filosofar, ni, al llegar a viejo, de filosofar se canse. Porque, para alcanzar la salud del alma, nunca se es demasiado viejo ni demasiado joven.” –Epicuro