Fabio Cagua: el chofer que conduce un sindicato que lleva la Uniquindío hacia una masacre laboral.

El chofer que conduce un sindicato cuesta abajo hacia una masacre laboral

Resulta irónico y contradictorio que sea precisamente la función sindical de Trabajadores –SINTRAADMIN- la que se preste para ir en contravía de su vocación misional y poner en riesgo el trabajo y empleo de sus mismos militantes.

Fabio Cagua sería el chofer  que conduce la universidad del Quindío hacia una masacre laboral, el sindicalista exige al rector que exponga 240 plazas de trabajo a concurso nacional en protesta a la invitación que hiciese el líder académico con el ánimo de salvaguardar la estabilidad finaciera de más de dos centenares de familias quindianas.

Resulta irónico y contradictorio que sea precisamente la función sindical de Trabajadores –SINTRAADMIN- la que se preste para ir en contravía de su vocación misional y poner en riesgo el trabajo y empleo de sus mismos militantes.

Es así como Cagua Castellanos  sería el  promotor de una masacre laboral en el Quindío, al presionar  y pretender poner al rector de la alma Máter contra las cuerdas, con el fin que se abra una feria de empleos, para poner en la estantería de vacantes y a concurso nacional  cerca de 240 plazas de trabajo, hoy ocupadas por profesionales en su mayoría quindianos que cursan carrera administrativa en la Universidad del Quindío.

De realizarse tal pretensión muchos serían los profesionales de esta zona de la patria desplazados por  empleados de otras regiones del país.

Un costo social imposible de considerar con la frialdad y ligereza que exige el actual sindicato, que mediante demandas y tutelas interpuestas contra el actual rector de la Alma Máter, José Fernando Echeverry, pretende darle aterrizaje a tal ataque contra  trabajadores y funcionarios de carrera administrativa y en provisionalidad de la Uniquindío.

El enunciado ha emprendido una violentación jurídica y mediática  contra las acciones rectorales para la implementación del régimen de Carrera Administrativa y provisionalidad, velando por las plazas de trabajo de los mismos sindicalizados, donde se pretendió dar prioridad a  la estabilidad y permanencia laboral de más de  dos centenares de  profesionales.

Es necesario  en medio de las aguas turbulentas,  hacer claridad  que cada proceso, procedimiento y actividad derivada de la administración se ha efectuado conforme los requisitos, estatutos y requerimientos  lo demandan.

Sin embargo, el hoy presidente del Sindicato de Trabajadores –SINTRAADMIN- de la Universidad del Quindío,  Fabio Cagua,  en su afán por atacar la Alma Máter sigue las instrucciones del abogado Edilberto Vanegas Holguín, al servicio de la ex Vicerrectora de investigaciones Patricia Landázuri, de esta manera Vanegas;  demandante de oficio, al parecer, posa como defensor de las víctimas, mientras negocia con los supuestos victimarios.

Resulta irónico y contradictorio que sea precisamente  la función sindical  de Trabajadores –SINTRAADMIN-  la que se preste para ir en contravía de su vocación misional y poner en riesgo el trabajo y empleo de sus mismos militantes.

Usa este leguleyo jurista el aparataje de justicia para ejercer presiones que le generen burocracia y contratos con los gobiernos de turno y las instituciones  que ataca mediante su arsenal jurídico, un modo operante que ya ha sido desnudado ante la opinión pública.

De defensor a sueldo del  mayor desfalco en la historia de  la ciudad  “la mal llamada valorización” con millonarios contratos por este servicio en el gobierno de Luz Piedad Valencia Franco, a promotor del referendo derogatorio contra José Manuel Ríos, como también de defensor de las victimas de Multipropósito a cuasi socio del extinto y polémico empresario Sanabria propietario mayoritario de la empresa, dejando hundir hasta el fondo del olvido por inoperancia y faltas al debido proceso los intereses de más de un centenar de calarqueños,  así se vadea entre  las mieles del bien y el mal, dando saltos de poder aún por encima de su juramento como defensor.

Ahora, tras  ser el artífice y estratega de un consolidado plan para realizar diversas quejas formales sobre presuntos actos de corrupción en la institución académica, Fabio Cagua pilotea  procesos judiciales por falso testimonio.

Y mientras SINTRAUNICOL  expresa  y solicita al rector de la Alma Máter proteger y velar por la estabilidad laboral de sus asociados, el señor Cagua aprovecha su designación como presidente de –SINTRAADMIN- para  firmar denuncias, tutelas y oficios con destino público pretendiendo  que se de paso a la llamada  Masacre Laboral en la universidad.

Reza el  SINDICATO DE TRABAJADORES Y EMPLEADOS UNIVERSITARIOS DE COLOMBIA «SINTRAUNICOL» SUBDIRECTIVA UNIVERSIDAD DEL QUINDÍO en una comunicación a la opinión pública lo siguiente…

“Tal como lo soportan nuestros estatutos, nuestra organización sindical se rige por los principios de: unidad de la clase obrera, autonomía e independencia, solidaridad, respeto por los derechos humanos y democracia sindical. Por lo tanto, no estamos de acuerdo con hacer daño y afectar la estabilidad laboral de los funcionarios de la institución. Tal como lo hemos informado en diferentes comunicados y medios del alma mater, nosotros luchamos por proteger la estabilidad laboral de todos los administrativos de la Universidad, en especial no de tomar acciones que atenten contra todos nosotros. Por otra parte recordar, que nosotros en la propuesta de organización de la estructura de planta de la institución, presentada a la CUCEA, sustentaba la necesidad de no perjudicar a todos los administrativos de la institución, blindar y dar todas las condiciones para no realizar concursos, buscando alternativas para organizar, implementando nuestra autonomía universitaria establecida en la ley.

Argumentos  válidos totalmente en contravía de las desmedidas y alocadas aseveraciones del sindicato del chofer.

.

Para ponerlo en términos de mecánica popular, Las subjetividades van y vienen, pero la realidad es una… Cagua, Vanegas, Saraza y su séquito quieren ponerle freno de mano a la ciudad, mediante la tal revocatoria, embeleco que no les ha prosperado, entonces mientras tanto,  choferean y chambonean  conduciendo la  universidad del Quindío hacia una masacre laboral, seguramente sumando a su historial de fracasos otro proceso en contra del actual rector…aún no logran aceptar u olvidaron  que la Alma Máter  ya ostenta un piloto acreditado.

Comentarios