LA GENTE DE BIEN

RADIOGRAFIA DE LA CONCEPCIÓN DE CLASES URIBISTA

La realidad política y social en el país por muchos años ha sido la misma, corrupción, violencia, desplazamiento forzado, entre otros males que nos aquejan, hemos tenido marcada la inequidad social por décadas haciendo la brecha aún más grande entre ricos y pobres, pero a pesar de todo esto ha venido escalando una frase que a través del sofisma y nutrida por la ignorancia nos está organizando como sociedad. Un arma que el uribismo ha utilizado para justificar sus violaciones a la ley, su nostálgico y peligroso apego al totalitarismo y su afán de atentar contra la institucionalidad y la separación de poderes, todo esto resumido en su famosa frase para autodefinirse como “Gente de bien”, pero no lo es el campesino que provee con su trabajo el alimento para la ciudad, no lo es la persona que está en las calles con su negocio ambulante tratando de ganarse el día, no lo son aquellos que ocupan un lugar en el estrato uno, dos o tres, ahí no entra el verdadero significado del apelativo “gente de bien” lo más triste de todo esto es tener que ver a muchos de estos ejemplos que se acaban de nombrar sintiéndose parte de un colectivo que no les corresponde y que los mira con desprecio, pero eso si los utilizan y los dejan sentirse “gente de bien” solo para que desde sus casas de bahareque sostengan el gestor de su pobreza y aún más triste señalen a sus vecinos de barrio que tienen las mismas condiciones que ellos pero políticamente van en oposición a Uribe como algo inferior, así como los Hutus señalaban a los Tutsis en Ruanda impulsados por la monarquía belga, así como los alemanes justificaron el genocidio de los judíos, todo impulsado por ese falso concepto de organización social, aquí en Colombia aquella “gente de bien” enfunda su teoría no en la estructura estatal, no en la constitución, sino en peligrosos estados de opinión, impulsado por las clases acaudaladas que no es que desconozcan la separación de poderes sino que les enoja que el estado no funcione para ellos cuando ellos quieren, estas personas “de bien” basan su caracterización en una acción directa e irresponsable, como por el ejemplo el prejuicio y la imposición, así pues, nos encontramos con posturas peligrosas como que el paramilitar es necesario para la lucha contra la guerrilla, como que al ladrón hay que matarlo, al homosexual lo ven como una aberración, como alguien que debería ser curado o en el peor de los casos alguien que debería estar muerto o que «el pobre es pobre porque quiere».

Como lo pueden ver no hay otro camino, para ellos no existe la ley, ni la constitución, ni la educación, ni la diversidad y mucho menos la vulnerabilidad social, justifican un estado victimario haciéndose pasar por las víctimas.

Esta “gente de bien” que hoy viernes 7 de agosto salió a marchar por la libertad del Senador y expresidente Álvaro Uribe Vélez, en sus carros de alta gama, con vidrios polarizados, amenazando con sacar la pistola si no están de acuerdo con su postura, desconociendo la decisión de las altas cortes, aquellas que hasta hace poco les servían cuando optaron por revisar de nuevo el caso de Andrés Felipe Arias, equiparando el proceso de paz con las FARC que dejó un sistema de justicia transicional, con un proceso totalmente diferente que enfrentó el referente máximo del Centro democrático, sin diferenciar el proceso legal y concertado que cada uno de estos llevó.

La manifestación uribista si sirvió para algo así no lo crean, para demostrar la gran brecha social entre los unos y los otros, para mostrarnos realmente quienes componen esta ideología vacía que no ha mostrado ni un solo argumentos para defender la inocencia de Uribe y solo se enfoca al “si estos pudieron porque nosotros no” porque así funcionan estas personas, no en la legalidad, sino en la criminalidad, prácticamente pidiéndole a la gente que entienda que ellos violan la ley porque otros también lo hacen.

Marchas en favor de Uribe antes de que comparezca ante la justicia ...

Basta ver que no pidieron una movilización nacional con gente de a pie, porque saben que ya su discurso está muriendo en el colombiano, en estas nuevas generaciones que ya no le comen cuento a esta doctrina fanática y arribista y que entendieron que el verdadero colombiano de bien hoy está trabajando en medio de una pandemia por un salario mínimo, está defendiendo la educación de calidad, pidiéndole más recursos al estado para entregarnos una salud digna, trabajando el agro honestamente y sobreviviendo a los embates de los grupos armados legales e ilegales, apropiándose de la causa de sus comunidades y revistiéndose en la hoy peligrosa labor de ser un líder social, un defensor de derechos humanos.

Por ultimo cabe recordar que para las personas uribistas de estratos bajos, con trabajos a término fijo o por prestación de servicios que dice o se siente ser “gente de bien” lastimosamente hay que decirles la verdad, para ellos ustedes son unos pobres más.

Movimiento Naranja Eje Cafetero

Comentarios