Ser Colombiano en el exterior

Map of Colombia on political globe with embedded flag. 3D illustration.

A finales de esta semana se conoció la historia de Julieth, una colombiana que actualmente estudia en la ciudad de Buenos Aires, Argentina; quien le escribió a la consul Maria Clara Rubiano quien labora en la capital de la nación Argentina. Su respuesta además de tener un tono despota fue una respuesta hostil, tal como adjunto en las siguientes imagenes.

Tiempo después se hizo viral la respuesta de la consul en redes principalmente en la red social Twitter. El diario El Espectador compartió una noticia donde podemos citar lo siguiente, esta acción no prosperó por un «Tecnisismo».

Según su perfil en Función Pública, Rubiano cuenta apenas con básica secundaria y estudios de corredora pública en Argentina. Además, fue demandada en 2018 por nulidad electoral al no contar con la carrera diplomática para el cargo al que recién había sido nombrada: Primer Secretario de Relaciones Exteriores del Consulado General de Colombia en Buenos Aires.

La conversación no terminó ahí y la consul recriminó a Julieth Carranza por hacer viral esta noticia y compartirla en grupos de WhatsApp de colombianos en Buenos Aires, una actitud poco profesional de una persona que no cuenta con el perfil académico adecuado para ocupar un cargo como el que posee. Tiempo después la consul se disculpó según el artículo digital de Revista semana donde igual se puede ver una entrevista que el medio le hizo a nuestra compatriota.

Afortunadamente Julieth recibirá ayuda y tendrá acceso a un vuelo humanitario y se ha organizado un Vaki para ayudar a muchos colombianos en esta situación; este no es el único caso, recordemos cuando comenzó el brote del coronavirus el gobierno colombiano quiso realizar una «Rifa» para la repatriación de los colombianos atrapados en Wuhan. Un país que estima en cifras oficiales que 4,7M de colombianos han salido del país, sin contar quienes quienes no acuden a servicios consulares o se encuentran en situaciones irregulares fuera del país, sea por desinterés, negligencia del gobierno o porque su vida corre peligro haciendo parte una larga lista de refugiados.

Como expusimos en nuestra columna anterior los colombianos muchas veces tienen que optar por regresar a pie, cruzar de forma ilegal las fronteras y arriesgarse a ser detenidos por las autoridades, ser victimas de bandas criminales o trata de blancas, este caso no es el único tuvimos acceso a una noticia en Facebook de una compatriota que estuvo esperando para regresar de Brasil a Colombia y contó como fue el regresar a su país.


¿Acaso el estado colombiano piensa que por salir del país y acceder a la condición de residentes o tener otra nacionalidad sea por adopción o por formar una familia en otro país no tenemos los mismos derechos que un colombiano que tuvo la oportunidad de salir adelante en su país? ¿Solo los de ruana tienen derechos y maldito es el destino del que no tiene porque no tiene ni patria? ¿Estudiamos, nos preparamos profesionalmente, salimos a dejar en alto el nombre de nuestro país en vano?, son preguntas que uno se hace a forma de conclusión, porque al parecer el gobierno solo se preocupa de sus allegados, del que tiene, del que es famoso (cuando muchos tienen que triunfar fuera del país).

Comentarios